Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas pone exámenes a las zonas turísticas que abren en festivo

El Gobierno quiere que los permisos especiales se renueven cada cuatro años

La ley de horarios comerciales vigente en Cataluña desde 2004 es estricta con las aperturas en domingo y festivo: solo pequeñas tiendas de alimentación o comercios especiales como las farmacias pueden saltársela. La normativa deja, sin embargo, otro resquicio: los municipios que logren la calificación de "turísticos". Esto ha hecho que en más de 80 localidades se pueda ir de tiendas los días festivos. En lugares como Castelldefels (Baix Llobregat), ha permitido incluso que un centro comercial esté los domingos de bote en bote. El nuevo Gobierno, sin embargo, quiere obligar a todos los municipios que tengan esta excepción a pasar un examen cada cuatro años. A cambio, rebaja de 60.000 a 20.000 la multa máxima por abrir cuando está prohibido.

MÁS INFORMACIÓN

La Confederación Catalana de Comercio lleva años luchando contra las aperturas en festivo que exigen muchas grandes cadenas, ya que lo consideran una agresión al botiguer. El pasado jueves, al conocer que la Generalitat no ha concedido la catalogación de municipio turístico a La Roca del Vallès (que pretendía usar el título para que el macrocentro comercial La Roca Village abriera en domingo), felicitó al Gobierno. Exigió "una revisión de los criterios de determinación de municipio turístico". El Gobierno ya la tenía preparada, y esa misma madrugada la publicó dentro de la batería de cambios legislativos que pretende aplicar por la vía rápida en diferentes ámbitos.

Dentro de los cambios de la ley ómnibus de Simplificación Administrativa, la Generalitat incluye dos cambios en la normativa de horarios comerciales. Para empezar, indica que los permisos especiales de los municipios turísticos "no superarán los cuatro años". Terminado ese periodo, el Ayuntamiento de la localidad deberá entregar de nuevo otra declaración responsable y el permiso especial será renovado, máximo, otros cuatro años, siempre que "los requisitos que determinaron la calificación del municipio como turístico continúen vigentes".

En una disposición adicional el Gobierno añade además que todos los permisos que estén vigentes ahora si no tienen una caducidad establecida expirarán en dos años, y para renovarlos deberán demostrar que cumplen los requisitos turísticos.

¿Lograrán los más de 80 municipios actualmente turísticos pasar un nuevo examen? Según la normativa, un municipio turístico es aquel en el que en algunos periodos del año, como el verano, hay más foráneos que residentes y más alojamientos turísticos o de segunda residencia que vivienda habitual. Además, también se considera turístico aquel que tiene "gran afluencia turística". El permiso especial lo poseen hoy en día lugares muy diversos. Algunos, como Lloret de Mar (Selva), Malgrat de Mar (Maresme) y Platja d'Aro (Baix Empordà), que son municipios de costa. Otros, como Gelida (Alt Penedès), habituales lugares de segunda residencia. Y unos cuantos, como La Sénia (Montsià), en los que la excepción turística permite comprar muebles los domingos, lo cual supone un balón de oxígeno para la golpeada industria local.

La normativa exigirá exámenes continuos. Pero a cambio, se relajará en cuanto a sanciones se refiere. Una de cal y otra de arena. Según la nueva redacción, las multas leves máximas, que pueden imponerse por abrir cuando está prohibido, pasan de un máximo de 60.000 euros a unos 20.000 euros. Las graves, que solo se aplican si hay reincidencia o se trata de una gran superficie, tendrán un tope de 100.000, y no de 300.000. Las muy graves bajan de 600.000 euros a 500.000 euros.

En cuanto a los días de apertura, también hay novedades. La ley de horarios comerciales prohíbe abrir a todas las empresas el 1 de enero, el 1 de mayo, el 11 de septiembre y el 25 de diciembre. Si la ley del nuevo Gobierno sale adelante, sin embargo, el 1 de mayo y el 11 de septiembre sí se podrá abrir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de junio de 2011