Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El Movimiento 15-M

Sol carga contra Sol

El Gobierno regional acusa al 15-M de "secuestrar" la plaza y quebrar el Estado de derecho - Los comerciantes se quejan de una caída de las ventas del 70%

Esperanza Aguirre fue la primera en protestar porque el Movimiento 15-M acampase frente a su despacho. Ayer dejó de ser la única. Los comerciantes simpatizaban al principio con el "romanticismo" de la protesta, como lo calificó el dueño de una tienda de souvenirs. Ahora no les hace tanta gracia. El colectivo que reúne a empresarios y autónomos de la Puerta del Sol presentó un manifiesto en el que se declaran "indignados" por las pérdidas que les está ocasionando el "poblado chabolista" en que se ha convertido la acampada.

El Gobierno regional, el Ayuntamiento y la patronal se unieron a la causa y pidieron también el desalojo de la Puerta del Sol. Los indignados, en contraste, no tienen pensado levantar el asentamiento hasta que todas las acampadas de España lo consensúen. Aun así, ofrecen a los comerciantes la posibilidad de debatir sus quejas y problemas en las asambleas, "como cualquier ciudadano".

Los indignados ofrecen participar a los comerciantes en las asambleas

Los colectivos Apreca y Cocem piden el desalojo en un manifiesto

Pero entre los comerciantes la actitud no es tan conciliadora. Isabel González, dueña de la administración de lotería El Doblón de Oro, se queja por no haber recaudado el jueves más de 400 euros en participaciones. "En un día normal llego a 2.000", asegura. El quiosco metalizado del establecimiento, estrenado hace apenas dos meses, parece una cicatriz entre tanta lona, cartón y tiendas de campaña. Está semioculto. La ventanilla da a la acampada, no como los quioscos de prensa orientados hacia la calle de Preciados o del Carmen. "Esto se ha vuelto insostenible", resume la mujer, que calcula en un 80% o un 90% la caída de las ventas.

La indignación de González rebasaba incluso la del manifiesto que presentaron en el hotel Europa dos colectivos de empresarios de la zona. Mientras los presidentes de Cocem y Apreca leían y explicaban el documento, ella no podía contener los comentarios. "A mí nadie me ha quitado los carteles del quiosco", replicaba, cuando Ignacio Lario, de la Asociación de Comerciantes de Preciados y Carmen, agradecía a la policía que retirase las pancartas de los comercios para "normalizar" la situación en la Puerta del Sol.

Los pequeños, medianos y grandes comercios del entorno de Sol denuncian una caída de las ventas de entre el 70 y el 80%, y atribuyen a la acampada la no contratación de al menos 1.500 personas para reforzar la plantilla al inicio de la temporada de primavera (entre el 15 de mayo y el 30 de junio) como ocurrió el año pasado "en plena crisis económica". Les reprochan, además, la "desastrosa imagen" que se está dando de Madrid y de la zona en todo el mundo.

Ni Apreca ni la Confederación de Comercio Especializado de Madrid cifran con precisión las pérdidas que les está ocasionando el descenso de las ventas o las cancelaciones en el sector hotelero. No obstante, el colectivo de comerciantes insiste en pedir una solución a una situación que les "puede llevar a la ruina". El remedio pasa por el desalojo "pacífico y voluntario" de los acampados o, si no, por la intervención de las autoridades competentes, según aclaró Lario.

Francisco Granados también reclamó ayer el desalojo al Ministerio de Interior y a la Delegación de Gobierno. El consejero en funciones de Presidencia, Justicia e Interior acusó al Movimiento 15-M de quebrar el Estado de derecho y secuestrar la Puerta del Sol, impidiendo "el desarrollo normal de la vida diaria de los madrileños de la zona".

A la posible insalubridad de la Puerta del Sol se refirió el concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento, Pedro Calvo. Sin embargo, los informes que el Consistorio encargó al organismo municipal Madrid Salud sobre las condiciones de la plaza no están de su lado. Según los documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS, el Movimiento 15-M está limpio y bien organizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de mayo de 2011