Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acampados defienden la salubridad y el respeto al comercio de Sol

El Movimiento 15-M responde a Granados que ayer pidió el desalojo del campamento

Los acampados en la madrileña Puerta del Sol han asegurado hoy que el campamento "no está interrumpiendo el tráfico, ni está afectando al pequeño comercio" y han defendido la "salubridad" de las tiendas de campaña y de los tenderetes como acreditaron ayer los inspectores municipales de Salud.

El Movimiento 15-M, a través de un comunicado de la comisión legal, ha respondido al consejero regional de Interior, Francisco Granados, que ayer pidió el desalojo del campamento. "No puede ser que una ciudad esté secuestrada por señores que no saben lo que reivindican y no respetan ni siquiera el Estado de derecho", se despachó ayer Granados quien añadió que la acampada "ha degenerado de manera dramática en un asentamiento chabolista".

MÁS INFORMACIÓN

Los participantes de la protesta han asegurado en su respuesta que los cinco millones de parados también opinan que la situación "ha degenerado demasiado". Han aprovechado el documento para apoyar a los acampados en la plaza de Catalunya de Barcelona y a los desalojados de Lleida y Badalona y para exigir la dimisión del conseller catalán de Interior, Felip Puig, tras la carga policial de ayer que dejó 121 heridos -37 de ellos policías-.

"La Comunidad de Madrid debería aplaudir que sus habitantes hayan abierto un espacio público de debate, cooperación, solidaridad, participación política horizontal, creación de conciencia crítica y autogestión", señalan los manifestantes que hoy han comenzado la expansión del movimiento a todos los barrios de la capital.

En el conflicto entre el Gobierno regional y los acampados que ayer abrió Granados, el campamento ha ganado la primera batalla al superar el examen de los técnicos municipales sobre las condiciones higiénico-sanitarias. Los informes de los inspectores confirman que el campamento deja suficiente espacio para los viandantes, que no hay ningún tipo de roedor o insecto, y que los inodoros portátiles están en "correctas condiciones de limpieza".