Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alza del euríbor al 2,15% encarece las hipotecas unos 800 euros al año

El incremento de 0,9 puntos en mayo es el mayor desde septiembre de 2007 - Los expertos creen que el índice puede acabar el año en el 2,5%

En enero pasado los expertos apostaban por una subida del euríbor "hasta el 2% como máximo en 2011". La realidad ha arruinado los pronósticos, pero cada vez es más difícil acertar sobre los movimientos de las variables macroeconómicas. El mercado vive en el sobresalto continuo esperando si se hunden países, como Grecia, o si las guerras disparan el precio del petróleo.

El euríbor hipotecario se situará en mayo en torno al 2,148%, a falta de que los datos de lunes y martes puedan hacer variar alguna milésima esa estimación. Eso supondrá un aumento de 0,9 puntos frente al mismo mes del año pasado, la subida más importante desde septiembre de 2007. Representa un aumento de unos 800 euros anuales (67 al mes) en una hipoteca tipo de 150.000 euros a 25 años. Es un alza del 10,8% en el coste del crédito, una cantidad nada despreciable. Si el préstamo es a 30 años, la subida rondará el 12,8%.

La banca calcula que la mitad de los parados tienen un crédito a la vivienda

La subida de los tipos oficiales de interés en abril por parte del Banco Central Europeo (BCE) está en el origen del ascenso del euríbor. El consejo de la institución, presidido por Jean-Claude Trichet, decidió elevar los tipos del 1% al 1,25% tras 23 meses de estabilidad para frenar la inflación. "El objetivo del BCE es que el IPC esté cerca del 2%, pero el europeo está en el 2,75% y el español en el 3,8%. No es descartable que continúe la subida de tipos por parte del BCE y, por lo tanto, del euríbor", señala el profesor de la IE Business School Rafael Pampillón. Su pronóstico es que los tipos oficiales cierren 2011 en el 1,75% y el euríbor en el 2,5%.

José Luis Martínez Campuzano, responsable de estrategia de Citi en España, coincide con esta previsión. "Tanto Trichet como Mario Draghi, que le sustituirá en octubre, son conscientes de que la crisis ha sido un problema de tipos bajos, por lo que no creo que les tiemble el pulso si tienen que subir tipos". Sin embargo, advierte de que si Grecia reestructura su deuda y hubiera problemas para solucionar la situación de Irlanda y Portugal, eso "podría frenar la escalada de tipos".

Para España, con casi cinco millones de parados, de los que la banca calcula que la mitad tiene hipotecas, la noticia es mala. De ellos, 1,3 millones son parados de larga duración, por lo que pronto perderán el subsidio, lo que complica el pago de las letras. "Hasta ahora las familias han aguantado con una morosidad baja, pero empezará a crecer. A la vez, la subida del euríbor hace que los ciudadanos consuman menos porque tienen menos renta, lo que frena la economía", advierte Pampillón. El euro fuerte también perjudica las exportaciones, aunque abarata el petróleo.

¿Y para la banca? El juego es doble: por un lado sube los ingresos porque eleva el precio de los créditos, pero también les cuesta más financiarse en el BCE o el mercado. Además, si crece la morosidad, tendrá que incrementar las provisiones, lo que hunde los ya escasos beneficios que obtienen en España. Siguen los tiempos difíciles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de mayo de 2011