Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de la deuda pública está en manos de inversores extranjeros

Las emisiones netas del Estado caen por primera vez desde que empezó la crisis

El mayor atractivo de la deuda española y las estrecheces que sufren los inversores españoles han concentrado en manos extranjeras el 53,4% de la deuda del Estado. El porcentaje registrado en 2010, casi siete puntos superior al de 2009, sitúa por segundo año consecutivo al capital extranjero como primer inversor en títulos públicos (letras, bonos y obligaciones), según la memoria de deuda presentada ayer por el Banco de España. El coste medio de la deuda -esto es, el tipo de interés medio- creció levemente, hasta el 2,54%. Tras los inversores extranjeros, el segundo grupo más numeroso corresponde a los institucionales (fondos de inversión, de pensiones, aseguradoras...), con el 17%, que también aumenta su peso. En cambio, retroceden bancos y cajas (hasta el 12%), administraciones públicas (el 11,9% de la deuda) y empresas y familias (5%).

El apetito de los inversores extranjeros fue algo menor respecto a las comunidades autónomas. Aunque también encabezan la tenencia de títulos, los no residentes pasaron a tener el 56% de la deuda regional, frente al 67,8% en 2009. Más allá de las dudas que puedan suscitar estas administraciones, hay que tener en cuenta que muchas comunidades tienen vetado el endeudamiento a largo plazo y a inversores extranjeros desde finales de año. Pese a todo, las emisiones netas (descontadas las amortizaciones) crecieron 5.136 millones. A diferencia de las comunidades, la necesidad de endeudamiento del Estado registró en 2010 el primer descenso desde que arrancó la crisis debido a las medidas de consolidación fiscal, explicó el jefe de jefe de Instrumentos de Política Monetaria del Banco de España, Javier Maycas. Las emisiones netas cayeron un 45%, aunque el volumen de deuda subió hasta 526.144 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de mayo de 2011