Elecciones municipales y autonómicas | La Comunidad

Aguirre puede con todo

El PP consigue su sexta victoria consecutiva en las elecciones autonómicas - Los socialistas pierden más de siete puntos respecto a 2007

La victoria del PP en las elecciones autonómicas ha sido contundente. Ha arrasado y consigue el doble de escaños que los socialistas (72 frente a 36). La candidatura liderada por Esperanza Aguirre ha obtenido el 51,74% de los votos (1,55 puntos menos que en 2007), lo que se traduce en 72 escaños, cinco más que hace cuatro años. Los populares consiguen su sexta victoria consecutiva en las elecciones regionales.

El PP apenas ha acusado los efectos del Gürtel o del espionaje a políticos del PP que han salpicado al Gobierno regional que dirige Aguirre. Tampoco le ha pasado factura la crisis económica que ha golpeado a todos los gobiernos. La presidenta popular ha podido con todo. Le ha bastado hacer una campaña de perfil bajo para conseguir una nueva mayoría. Su programa, famélico, carece de grandes inversiones y está repleto de promesas repetidas.

Los populares salen ilesos del 'caso Gürtel' y del espionaje político en la región

Más información

La alegría se desbordaba ayer en la calle de Génova, sede del PP, desde donde Aguirre valoró los resultados. "Gobernaremos para todos y especialmente para los que están peor y están sufriendo las consecuencias de la crisis", aseguró exultante la presidenta del PP de Madrid. Aguirre se ha convertido en un verso suelto en el PP. Fue la única que reclamó elecciones anticipadas y se refirió a la situación de Bildu, que se convierte en la segunda fuerza en el País Vasco. "Prolongar esta agonía no tiene ningún sentido", apuntó serena pese a que la euforia por la victoria inundaba Génova. Fuera, cientos de banderas con el emblema del PP se agitaban al grito de "Zapatero dimisión".

Los socialistas sufren el peor descalabro de su historia. La lista que encabeza Tomás Gómez ha sumado el 26,23% de los votos, lo que se refleja en 36 diputados, seis menos que actualmente. Y eso que el número de escaños en la Asamblea crece (de 120 a 129) por el aumento de la población. El resultado obtenido por Gómez despierta al sector crítico que se opuso al líder socialista en las primarias, armados ahora con un argumento de peso: ha perdido casi 220.000 votos (7,34 puntos) respecto a los que logró su antecesor Rafael Simancas en 2007.

Callao, sede de los socialistas madrileños, era como un funeral. Gómez compareció con cara de circunstancias. El exalcalde de Parla fue recibido al grito de "presidente, presidente". Gómez manifestó: "Los socialistas nos crecemos con las dificultades. Nos hemos crecido ante una tarea que sabíamos muy difícil". Con gesto adusto trató de explicar el resultado. "Esta es una noche dura para muchos socialistas en toda España. Es momento de hacer una reflexión que los socialistas madrileños haremos con el resto de los socialistas españoles", indicó.

Sus palabras se interpretaron como una justificación de que sus datos estaban influidos por los malos resultados de su partido en todo el país. El hombre que se enfrentó a Zapatero tratará ahora de excusar su derrota por el viento en contra del PSOE. Gómez ha intentado hacer olvidar en apenas dos semanas sus tropiezos durante los últimos cuatro años: el pacto con el PP por la presidencia de Caja Madrid, el boicot en el aniversario del 11-M. O su errática política que le ha llevado a apostar por la escuela concertada y la privatización del 14% de la Sanidad, y defender a ultranza los servicios públicos. El profundo desgaste del PSM lo absorben IU y, sobre todo, UPyD.

Gregorio Gordo (IU) gana dos escaños al sumar el 9,61% de los votos, un 0,75% más. "IU se abre paso", dijo, "en el discurso de la alternativa social". El candidato de IU proclamó: "Uno de cada cuatro votantes de izquierdas nos ha elegido". El líder, visiblemente contento, felicitó al PP por la victoria pero le sugirió que tuviera "el oído abierto" porque "con más de medio millón de parados y 70.000 familias sin ingresos no es posible tener paz social".

Pero el grueso de los votos socialistas ha ido a parar a UPyD. El partido magenta entra en la Asamblea con el 6,30% de los votos (8 escaños) y doblega a las encuestas que aseguraban que quedaría fuera.

Elaborado con información de Daniel Borasteros, Pilar Álvarez e Inés Santaeulalia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de mayo de 2011.