Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas | Propuestas de movilidad

Lissavetzky propone implantar una 'zona ambiental' en el centro

Cada vez más ciudades europeas tienen delimitada una zona, generalmente del centro, a la que no pueden acceder los coches más contaminantes bajo amenaza de multa. Es lo que se conoce como "zonas de bajas emisiones". Los vehículos más sucios, que suelen ser los más antiguos, están vetados en función de la normativa europea sobre límites de emisión, que clasifica a los coches por su antigüedad y lo que contaminan (se denominan, de más antiguas a menos, Euro 1, euro 2, euro 3...). Jaime Lissavetzky está decidido a implantar este sistema. La zona comprenderá "toda la almendra central", asegura su programa electoral, pero se hará de manera progresiva. El candidato socialista quiere, en caso de llegar a la alcaldía, encargar una auditoría medioambiental para saber cuáles son los puntos más contaminados y por dónde empezar.

Solo los coches que dispongan de un distintivo que expida el Ayuntamiento (que acredite que no superan un máximo de emisiones contaminantes) podrían circular por esa zona. Lissavetzky aseguró ayer, durante su conferencia en los desayunos del Fórum Europa, que el modelo en el que se fijará es Berlín. La capital alemana tiene una zona ambiental de 88 kilómetros cuadrados a la que solo pueden acceder los vehículos con pegatina verde (Euro 4; matriculados después de 2005) -incluso los turistas deben llevarla-. Berlín fue la pionera, pero ya hay 40 ciudades alemanas con zona ambiental.

Estas zonas de bajas emisiones no son una novedad en Madrid. Alberto Ruiz-Gallardón prometió implantar una en la capital en 2008. Era la medida estrella de la Estrategia local de calidad del aire, actualmente caducada (2006-2010). Nunca se ha hecho realidad, y eso que ya cuando se presentó el alcalde y la entonces titular de Medio Ambiente, Paz González, tenían bastante claro a qué zona afectaría la prohibición de circular de los coches más sucios: entre los paseos de Recoletos y Prado, las rondas, las calles de Bailén y Ferraz, el paseo del Pintor Rosales, Marqués de Urquijo, Alberto Aguilera y Génova.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2011