Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas | Propuestas de movilidad

El PP limitará el tráfico en Chueca y Malasaña para frenar la polución

Gallardón pretende también peatonalizar las calles de Cuchilleros y Conde Duque

El cielo de Madrid y la cantidad de contaminación que soporta, aunque el Ayuntamiento lo admita solo a veces y con la boca pequeña, es un problema que necesita medidas urgentes y radicales. Y la candidatura popular, tras ocho años de gobierno, ha decidido unirlo sin remedio posible al tráfico. Así, Alberto Ruiz-Gallardón presentó ayer sus propuestas para los próximos cuatro años. Algunas, como la implantación de los parquímetros ecológicos, adelantadas por este periódico (la tarifa se aplicará en función de las áreas o los niveles de contaminación que se soporten en determinados periodos); y otras nuevas, como las futuras peatonalizaciones o restricciones del tráfico que cambiarán la movilidad del centro de la ciudad.

Los vecinos confían en que la medida sea algo más que una vaga promesa

Gallardón plantea dos nuevas grandes áreas donde la circulación estará restringida a los vecinos. Serán el entorno de los barrios de Chueca y Malasaña. Todavía no está cerrado el plan exacto con los vecinos, por eso él prefirió ayer llamarlo "entorno de Fuencarral y de Palacio". Como ya sucede en el barrio de las Letras o en Embajadores, el sistema consiste en que los residentes puedan dar de alta su matrícula en el Ayuntamiento para que las cámaras situadas en las entradas de las zonas restringidas no les sancionen. El resto de vehículos no podrán entrar.

Los vecinos, si se cumple la promesa electoral (dicen que ya la han oído antes), encantados. "Llevamos reclamándolo mucho tiempo, los niveles de contaminación son altísimos y la salud de los que vivimos aquí lo necesita. Esta zona pide a gritos que tenga preferencia peatonal. Ya nos gustaría que esto fuera más allá de una vaga promesa", señala Jordi Gordon, portavoz de la asociación ACIBU, que en-globa el entorno de Malasaña.

Para La Latina, sin embargo, un barrio que reclama desde hace tiempo medidas para la restricción del tráfico y contra el deterioro que sufre los fines de semana, el alcalde no anunció ningún plan concreto. Lo más cercano a eso será la peatonalización total que se hará en la calle de los Cuchilleros como consecuencia del "templado de tráfico" (el lenguaje municipal cada vez es más poético) de la calle Mayor.

Otra calle que se peatonalizará es la del Conde Duque. Con la medida se quiere potenciar las visitas y la zona del nuevo gran centro cultural que se inaugurará en los antiguos cuarteles. Un poco más alejado de ahí, también se tocará la calle de Goya. En el tramo entre Alcalá y Serrano, Gallardón pretende limitar la circulación de subida a un carril-bici y otro de transporte público, ensanchar las aceras (con el modelo de la calle de Serrano en la cabeza) y dejar dos carriles de bajada para coches y una ciclocalle.

Dentro del pack de medidas, el PP ha prometido construir un nuevo intercambiador en Conde de Casal y reformar el de Avenida de América; bonificar (si llega a un acuerdo con el Gobierno central) el impuesto de circulación de los coches menos contaminantes y, de nuevo, la promesa incumplida en la anterior legislatura de crear aparcamientos disuasorios en las entradas de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2011