Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

Un equipo de patio de colegio

Desde que Guardiola llegó al banquillo del Camp Nou en verano de 2008, el Barcelona ha ganado 9 de los 12 títulos en juego. Finalista de Copa y campeón de Liga el miércoles por tercera vez consecutiva, ahora aspira también a conquistar la Champions el día 28 en el nuevo Wembley, muy cerca del templo en el que conquistó su primera Copa de Europa en 1992 y edificó su hegemonía en el fútbol. A partir del rondo, un ejercicio bien simple que consiste en pasarse la pelota lo más rápido posible en un espacio muy reducido, Cruyff dio vuelo a una cultura futbolística que ha encontrado su máxima expresión

en Guardiola.

El equipo del actual entrenador del Barcelona es la síntesis de la mejor versión del denominado dream team, un equipo del que fue su ideólogo y capitán, y recoge los valores más sagrados del barcelonismo, especialmente el de su buen gusto por el juego. La técnica siempre le ha podido al físico en el Camp Nou, la destreza es más importante que la fuerza, y mejor ser inteligente a astuto. Así se enseña a las jóvenes promesas barcelonistas que conviven en La Masía y muy pronto se reunirán en la Ciudad Deportiva Joan Gamper.

Los jugadores de la cantera han dejado de ser el complemento de la plantilla para convertirse en los líderes del equipo. No importa el origen ni la nacionalidad, sino el compromiso con una idea del juego. Ninguna imagen resume mejor

el espíritu barcelonista que el podio del último Balón de Oro. Messi, en tanto que argentino, representa a la globalidad mientras que con Iniesta se identifica el aficionado español y Xavi simboliza a Cataluña. Los tres se criaron en La Masía y los tres forman el núcleo central del fútbol del Barcelona que se batirá con el Manchester United.

Un equipo de patio de colegio, de niños que viven el juego como una actividad lúdica que nada tiene que ver con sus contratos millonarios es la mejor expresión que ha encontrado la leyenda del Barça més que un club. El símbolo se llama Leo Messi y solo tiene 23 años y el partido de referencia es el 5-0 que le endosaron al Madrid en el Camp Nou. No se sabe dónde está su límite ni cuales el antídoto. Aunque el Madrid fichó a Mourinho para discutirle la gloria y ganar la Copa, la Liga sigue siendo del Barça y hoy la celebra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 2011