Elecciones municipales y autonómicas

Gallardón promete mucha bici si gana

A bordo de una bici eléctrica y en una estampa propia de Verano Azul, azul PP, Alberto Ruiz-Gallardón y algunos de sus concejales recorrieron diez kilómetros de Madrid-Río para presentar las propuestas populares de implantación de la bici en la capital. Actualmente, la ciclomovilidad supone en Madrid un 0,6% de los desplazamientos y el objetivo es alcanzar dentro de cuatro años un 3% (en Copenhague, por ejemplo, es del 36% y en Berlín del 10%).

La ambiciosa propuesta del candidato Gallardón, que quiere hacer de la movilidad una bandera en su tercer mandato, consiste en sembrar la ciudad de vías amables con la bicicleta. En teoría y si sale elegido, todos los distritos estarán conectados. Hay tres fórmulas (ver gráfico): nueve carriles-bici trazados en forma de eje (el más importante recorre el paseo de la Castellana desde la plaza de Castilla a Colón); ciclocalles (vías con prioridad para la bici donde los coches no pueden circular a más de 30 kilómetros por hora; y el primer cinturón (que rodea el casco histórico) con carriles específicos e ininterrumpidos para bici y transporte público. Esta última fórmula implica quitarle un carril a los coches.

Más información
Gallardón presenta un programa social austero que rentabiliza lo que ya existe
Nuevos carriles bici a costa de los coches en Mayor y Goya

El proyecto del servicio público de alquiler de bicicletas (Mybici), en cambio, tendrá que esperar. Como sucedió hace dos años cuando se presentó, sigue sin haber dinero. A cambio, Gallardón ha prometido un registro voluntario para las bicicletas (permitiría seguirles la pista en caso de robo o vandalismo) y ampliar la red de aparcamientos. Nada de todo esto tiene un presupuesto todavía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Daniel Verdú

Nació en Barcelona en 1980. Aprendió el oficio en la sección de Local de Madrid de El País. Pasó por las áreas de Cultura y Reportajes, desde donde fue también enviado a diversos atentados islamistas en Francia o a Fukushima. Hoy es corresponsal en Roma y el Vaticano. Cada lunes firma una columna sobre los ritos del 'calcio'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS