Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentado en Marruecos

Sarkozy: "Es un acto odioso, cruel y cobarde"

El presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, calificó el atentado de Marraquech de "acto cruel, odioso y cobarde" en un comunicado emitido a las seis de la tarde de ayer por el palacio del Elíseo. En este documento se reconocía la existencia de "víctimas francesas", aunque no se precisaba ni el número ni si estaban heridas o muertas. La televisión marroquí sí era más concreta: entre los fallecidos hay seis franceses. Y la edición digital del diario Le Figaro precisaba que al menos dos de ellos eran originarios de Marsella.

El ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, por medio de otro comunicado, también dejaba constancia de su "indignación y consternación sin reserva". Y añadía que "debe hacerse toda la luz sobre este crimen execrable y los responsables deben ser perseguidos, juzgados y castigados".

Marruecos y Túnez, antiguas colonias de Francia, son un destino turístico muy común para los franceses. Y las relaciones, políticas y económicas, entre estos países y la antigua metrópoli son muy intensas. De hecho, Sarkozy se entrevistó ayer por la tarde por teléfono con el rey de Marruecos, Mohamed VI, según informó El Elíseo.

El atentado se produce un día después de que se hiciera público un vídeo en el que aparecen con vida los cuatro franceses secuestrados el 16 de septiembre en Níger por miembros de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). En él, las víctimas suplicaban a Sarkozy que retirara sus tropas de Afganistán. Pero no se profería ninguna amenaza de atentado. El consejero presidencial Henri Guaino aseguró ayer en una emisora de radio que "nada hacía imaginar un temor especial en Marruecos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011