Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los aforados de Gürtel entregan sus actas para que Pedreira deje de investigarles

El tribunal pide al fiscal que informe dónde deben ir los 620 tomos del sumario

Más de seis meses después de que Esperanza Aguirre los expulsara del Grupo Popular de la Asamblea de Madrid, y a menos de un mes de las elecciones del 22 de mayo, los tres diputados regionales imputados en el caso Gürtel de corrupción entregaron ayer su acta parlamentaria. Con este gesto, el exconsejero de Deportes Alberto López Viejo; el ex portavoz adjunto Benjamín Martín; y Alfonso Bosch renuncian a su condición de aforados. Ahora, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira tendrá que dejar de investigarles. Sobre los tres pesan pruebas sólidas de que aceptaron sobornos millonarios de la trama de corrupción que dirigía Francisco Correa.

La sorpresiva renuncia a sus actas de estos tres diputados del PP de Madrid, sin esperar a que se constituya la nueva Asamblea regional tras las próximas elecciones, es interpretada en fuentes jurídicas como un "intento elusivo y torticero" que busca demorar aún más la instrucción. Los tres diputados explicaron ayer que renunciaban al acta para no perjudicar al PP durante la campaña electoral.

El juez Pedreira anunció hace varias semanas su intención de dejar la instrucción prácticamente ultimada -con un auto de imputación detallando los hechos que pesan sobre los más de 60 implicados- antes de las elecciones del 22 de mayo. Aunque los diputados indicaron ayer que hoy comunicarían su renuncia en el registro de la Asamblea de Madrid, no es probable que la causa abandone de forma inminente la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, al que pertenece Pedreira y que instruye la causa contra los aforados de esta comunidad.

Aun no se sabe con certeza el momento exacto en que Pedreira tendrá que dejar de instruirla, y cuál será el órgano judicial al que se remita y prosiga con la instrucción. La Sala de lo Penal del Tribunal Superior fue la que en su día aceptó la competencia para investigar el caso Gürtel. Y será ahora la que decida a dónde remite este macrosumario (620 tomos con 265.000 folios): si al Juzgado Central 5 de la Audiencia Nacional, dirigido ahora por el juez Pablo Ruz, sustituto de Garzón, primer instructor de Gürtel, o a los juzgados de la plaza de Castilla, dado que desde hoy no habrá aforados. Los jueces de la citada Sala Penal han acordado pedir a la Fiscalía Anticorrupción que emita un informe en el que ofrezca su opinión sobre el destino que debe darse al sumario. Por tanto, el asunto seguirá en manos de Pedreira al menos uno o dos meses más, ya que, decida la Sala lo que decida, no es descartable que alguno de los 60 abogados personados en la causa discrepe sobre el destino del sumario y presente un recurso ante el Tribunal Supremo, lo que aumentaría aún más la espera antes de que se conozca el destino final. Mientras no sea firme la decisión, el juez Pedreira seguirá instruyendo el sumario Gürtel. Por tanto, es previsible que siga con su agenda de interrogatorios prevista para los próximos días. Entre ellos, han sido citados trabajadores de Easy Concept, una de las principales empresas de la trama corrupta que encabeza Francisco Correa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011

Fe de errores
Este periódico publicó por error que el obispo de Palencia y exobispo auxiliar de Valencia, Esteban Escudero, había sido llamado a declarar como testigo en el caso Gürtel, cuando realmente quien va declarar el miércoles es un empresario relacionado con el mundo del arte del mismo nombre. EL PAÍS publicó esta información errónea tras confirmarla con fuentes oficiales del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Un portavoz del TSJM aseguró este 29 de abril que el error fue fruto de una confusión acerca de la identidad del declarante, cuyo nombre y primer apellido coincide con el citado obispo de Palencia, que fue uno de los responsables de la organización de la visita del Papa a Valencia, pero que no ha sido llamado a declarar como testigo.