Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña alarga la espera máxima para 16 operaciones

El recorte presupuestario, de 1.000 millones de euros, afectará a intervenciones de cataratas, amígdalas o prótesis de rodilla

Los más de 55.000 pacientes que en Cataluña aguardan para ser operados de cataratas, prótesis de rodilla, hernias inguinales o amígdalas, entre otras patologías, deberán armarse de paciencia. El Departamento de Salud anunció ayer que alargará hasta los ocho meses la espera máxima para las intervenciones quirúrgicas no urgentes que hoy tienen garantizado un plazo de seis meses. Algunas de ellas, como las varices o las vasectomías, dejarán incluso de ser procedimientos garantizados (con un plazo máximo de espera). En la actualidad, un total de 16 intervenciones quirúrgicas, las más frecuentes, tienen garantizada una espera máxima de 180 días gracias a un decreto aprobado por el Gobierno tripartito, que CiU derogará.

La prolongación de los plazos de espera para las operaciones más comunes es una de las consecuencias de los recortes que el Gobierno de Artur Mas aplicará en la sanidad catalana, que supondrán una reducción de unos 1.000 millones de euros en el presupuesto de Salud para este año (un 10% menos respecto al año pasado). La avalancha de protestas de sindicatos, colegios de médicos y partidos de la oposición, y la proximidad de las elecciones municipales han obligado al Gobierno de CiU a aplazar para después de los comicios las medidas de ahorro más impopulares (el cierre de plantas hospitalarias, de quirófanos o la supresión de servicios en algunos centros, entre otras) y que Salud ha accedido a pactar con los responsables de los hospitales y los sindicatos.

Ayer, sin embargo, el departamento de Salud anunció una primera batería de recortes menos drásticos y con "impacto nulo" sobre los pacientes y los profesionales, según el director del Servicio Catalán de la Salud, Josep Maria Padrosa. Entre ellas, destacó la reducción de un 2% del precio que Salud paga a los hospitales por la actividad que les encarga, lo que supondrá un ahorro de unos 250 millones de euros. Otros 233 millones se recortarán en la partida farmacéutica. Salud quiere ahorrar también 70 millones paralizando proyectos de nuevos hospitales, lo que ha levantado las iras de numerosos municipios, incluidos los gobernados por CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 2011