La protesta social acorrala al Gobierno boliviano

Miles de trabajadores sitian la sede del Ejecutivo para pedir mejoras salariales

Miles de trabajadores, procedentes de las nueve provincias bolivianas, mantienen una vigilia en la sede del Gobierno, prácticamente sitiada, y están dispuestos a quedarse en las calles de La Paz hasta arrancar al presidente Evo Morales un aumento del salario mínimo (80 euros) del 15%.

Tras 10 días de convulsión en todo el país, de incansables protestas callejeras y bloqueos en las carreteras que han causado decenas de heridos y detenidos, el Gobierno inició ayer una nueva ronda de negociaciones con la poderosa Central Obrera Bolivia (COB) para intentar zanjar el peor conflicto social que vive el país desde que Morales llegó al poder en 2006.

La policía levantó en vísperas del fin de semana el bloqueo en la carretera que une La Paz con Oruro después de los violentos enfrentamientos con los maestros rurales que se concentraron en la región altiplánica de la Apacheta y sembraron de piedras el asfalto en varios puntos de la carretera. Dos efectivos policiales y seis maestros resultaron heridos en los enfrentamientos, mientras que otros 10 docentes fueron detenidos. Dos motocicletas de la policía fueron incendiadas por los exaltados, y unos agentes destruyeron los cristales de vehículos que transportaban a periodistas.

Más información
Un acuerdo entre Gobierno y sindicalistas acaba con las protestas en Bolivia

En el resto del país se registraron masivas manifestaciones de protesta en las calles de las ciudades y se desplegaron estrategias como el bloqueo de miles de calles, bloqueos relámpago y el cierre de las vías de acceso al centro de las poblaciones. En Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Sucre, Trinidad, Oruro y Potosí se paralizaron parte de las actividades.

La reunión de la COB y las autoridades se comenzó sin la exigida presencia, por parte del sindicato, del presidente Evo Morales, que el viernes declinó participar en un acto político en Tarija, ante las violentas protestas que se dieron tanto en esa ciudad como en algunos de los lugares que él visitaba. La COB considera que el aumento del 10% del salario aprobado el pasado febrero por el Gobierno es insuficiente con la vertiginosa subida de precios que han registrado los alimentos básicos, en algunos casos hasta tres veces su valor, desde diciembre pasado, cuando el Gobierno subió un 82% el precio de los combustibles. Aunque el incremento del coste del carburante fue dejado sin efecto tres días después por la protesta, el Ejecutivo no ha aplacado el malestar social ante la subida constante de los precios y la escasez de productos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Un fracaso del diálogo se derivará en la radicalización de las medidas, advirtió ayer el líder sindical Ramiro Condori, que aseguró que no se moverán de La Paz. Mañana se cumple el plazo impuesto por los seguidores de Morales, que han anunciado que saldrán a las calles para poner orden y obligar a mineros, empleados de fábricas, universitarios, maestros y trabajadores de la salud, entre otros, a retornar a sus trabajos.

La secretaria de la Confederación de Mujeres Campesinas y cercana colaboradora de Morales, Leonilda Zurita, ha advertido que las juntas escolares despedirán a los maestros que no vuelvan a clase y pedirán que se declare la docencia como "profesión libre" para contratar a los jóvenes que quieran trabajar.

Dos burros muertos, que representan a Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, colocados por maestros rurales el viernes en la Apacheta durante el bloqueo de la principal carretera del país.
Dos burros muertos, que representan a Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, colocados por maestros rurales el viernes en la Apacheta durante el bloqueo de la principal carretera del país.MARTÍN ALIPAZ (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS