Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el director de un centro de salud por saturación

"¿Por qué dimito como director de centro de salud?". Así empieza la entrada que ayer colgó en su blog Salvador Casado, médico de familia y director del centro de salud de Collado Villalba, solo horas después de presentar su renuncia a la Consejería de Sanidad. El médico, muy activo en las redes sociales, decidió compartir las razones de su dimisión, que se parecen mucho a los problemas que llevan denunciando las sociedades y colectivos médicos desde que entró en vigor la ley de área única. Casado dimite "por no estar de acuerdo con que los pediatras del centro tengan 1.600 niños cada uno y los médicos de familia más de 2.000 pacientes, con altas presiones asistenciales cuando en otras comunidades como La Rioja tienen 1.500 de máximo", asegura.

Casado renuncia también "por no estar de acuerdo con el modelo de área única y de gestión actual, con direcciones asistenciales sin poder efectivo y un gerente único que no da respuesta real a los 250 centros de salud de Madrid". La ley de libre elección y área única acabó con las 11 zonas administrativas en que se dividía la región y creó la figura del "director de centro de salud", en sustitución de los antiguos coordinadores, que vieron aumentada la burocracia y el trabajo de gestión mientras seguían atendiendo sus consultas. "Es imposible atender a 2.226 pacientes (según mi nómina de marzo) y a la vez dirigir un equipo de más de 40 personas, responder las reclamaciones que se presentan en el centro, acudir a una reunión cada dos semanas (en ocasiones a 50 kilómetros), resolver cuestiones administrativas del centro, solucionar la gestión de personal, las ausencias, los repartos, doblajes...", argumenta Casado.

Por coherencia

"Lo hago por coherencia", aseguró ayer el médico. "He querido informar al ciudadano, porque la situación le afecta. He dado razones justas; son hechos objetivos". Casado cree que no será el último en dimitir. La Consejería de Sanidad aseguró ayer que, de momento, la suya es la primera renuncia entre los 250 directores de la región.

"Existe un descontento notorio entre los médicos y un gran desorden a nivel organizativo", afirmó Paulino Cubero, presidente de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria. Los directores de centros de salud se reunieron hace un mes con la Consejería de Sanidad para trasladar sus quejas, que de momento no han sido atendidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de abril de 2011