Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España acoge a otros 37 expresos políticos cubanos y a 200 familiares

Concluyen las excarcelaciones pactadas entre Moratinos, la Iglesia y Castro

Los 37 excarcelados cubanos y 209 de familiares que han llegado este viernes a Madrid serán trasladados a Barcelona, Málaga, Cullera y Sigüenza (Guadalajara). Los disidentes se hospedarán en centros de acogida de Cruz Roja, ACCEM y CEAR, que son los organismos que coordinan su estancia en España bajo la tutela del Ministerio de Exteriores.

Sólo el opositor Orlando Fundora, el único de los trasladados del Grupo de los 75 -arrestados durante la oleada represiva de la Primavera Negra de 2003- permanecerá con su esposa en Madrid, según fuentes de la disidencia. Fundora, condenado a 18 años, fue liberado en 2009 por sus problemas de salud y hasta ayer residía en Isla.

El vuelo charter de la compañía Air Berlin fletado por el Ejecutivo español con los disidentes y sus familiares ha aterrizado a las 7.40 horas de este viernes en la terminal 1 del aeropuerto de Barajas. La llegada del contingente ha estado marcada por el hermetismo, como lo estuvo su salida desde La Habana. Los pasajeros han sido trasladados directamente al pabellón de autoridades de la terminal, y no a la Sala 1, donde se concentraban los periodistas y por donde han salido el resto de viajeros.

Desde julio del pasado año, 114 opositores han llegado a Madrid

Fuentes de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CDHRN), que preside Elizardo Sánchez, calcularon durante el proceso de negociación que había 163 presos que podrían ser excarcelados, pero el Ejecutivo de Castro replicó que 30 de ellos estaban inculpados por delitos de terrorismo y, por tanto, no aceptaba ponerlos en libertad.

El número de expresos cubanos en España ascenderá a partir de hoy a 115, acompañados de unos 650 familiares. Algunos de los excarcelados decidieron fijar su residencia en Estados Unidos, Chile, República Checa y Canadá. Doce se han quedado a vivir en Cuba. Entre los liberados que llegan hoy a Madrid se encuentra Orlando Fundora, disidente del Grupo de los 75, que es como se conoce a los 52 arrestados en la oleada represiva de la Primavera negra de 2003. Fundora, condenado a 18 años, fue excarcelado en 2009 por problemas cardiacos.

El anuncio se produce unos días antes de la celebración del VI Congreso del Partido Comunista Cubano, una cita crucial que habrá de definir el alcance de las reformas en la isla.

El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, calificó ayer las liberaciones de "logro" de la diplomacia española. "Este Gobierno tiene el orgullo de poder decir al mundo que ha sacado a los presos de conciencia de las cárceles cubanas". El senador del PP Dionisio García Carnero redujo la noticia a una "gestión humanitaria". "Defender los derechos humanos, como dice el Ejecutivo, es propiciar la libertad de expresión, de asociación y de reunión", expresó.

El Gobierno español, a través del extitular de Exteriores Miguel Ángel Moratinos, facilitó en julio del pasado año la ejecución del acuerdo entre el régimen de Raúl Castro y la Iglesia cubana. La mayor parte de los excarcelados aceptó el estatus de protección internacional asistida, una medida que supone la concesión del permiso de trabajo y de residencia, y abre la puerta a la obtención de la nacionalidad española a los dos años.

El disidente Guillermo Fariñas permanece arrestado en su casa de la ciudad cubana de Santa Clara desde el pasado miércoles por participar en una "protesta cívica" para pedir la liberación de los prisioneros políticos que aún quedan en la cárcel y que, según Elizardo Sánchez, son alrededor de medio centenar. Fariñas realizó una huelga de hambre de 135 días, que abandonó en julio del año pasado cuando La Habana y el Gobierno español anunciaron las primeras excarcelaciones.

126 liberados

El número de opositores cubanos acogidos por España asciende a 115 personas, de un total de 126 liberados (12 decidieron quedarse en la isla). Los disidentes han viajado acompañados por alrededor de 650 familiares. La mayor parte aceptó la protección internacional asistida, una figura que abre la puerta a obtener la nacionalidad española a los dos años. Seis de ellos reclamaron el estatus de refugiado al entender que su encarcelamiento respondió a represalias políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2011

Más información