Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una tormenta de Turner

El Bellas Artes expone una pintura del artista inglés, que ha sido prestada por la Tate Britain - El lienzo pertenece a su último período

El mar embravecido fue uno de los temas predilectos de Joseph Mallord William Turner (Londres, 1775 -1851), el maestro del paisajismo inglés, heredero de la tradición holandesa del género. Un tercio de sus cuadros fueron marinas, a los que se sumaron miles de bocetos y estudios sobre la costa y escenas marítimas. Un ejemplo de la visión del mar de Turner es su lienzo Mar tormentoso con naufragio (c. 1840-1845), que desde ayer y hasta el próximo 3 de julio se expone en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. La pintura es un préstamo temporal de la Tate Britain, el hogar de la más importante colección de pinturas de Turner.

"Los desastres marítimos, las victorias y derrotas navales históricas y de su época, las travesías oceánicas, la aventura y el comercio y su propia experiencia marítima fueron el tema de sus marinas", explica el documentalista de la Tate Britain Thomas Ardill. "Lugar de osadía, logro y tragedia, el mar fue para él un escenario en el que el hombre representa sus dramas con el fondo de una naturaleza a menudo cruel e indiferente", añade.

El pintor fue un heredero de la tradición del paisajismo holandés

El programa 'La obra invitada' ha permitido mostrar 38 piezas de otras colecciones

Mar tormentoso con naufragio se presenta dentro del programa La obra invitada, que desde 2001 permite exponer piezas de otras colecciones en el contexto del Bellas Artes. A lo largo de 10 años ha permitido mostrar temporalmente 38 trabajos en un recorrido cronológico que abarca de Zurbarán, Van Dyck, Tintoretto o Artemisia Gentileschi a Picasso, Chillida o Hockney.

El óleo de Turner pertenece a la última etapa de su vida, en la que la representación de la escena marina se desdibuja sin perder realismo. Es uno de sus lienzos inacabados, encontrado en el taller del artista tras su muerte en avanzado estado de elaboración.

El cuadro representa una vista del mar desde la orilla. Los estudiosos de la pintura de Turner creen que fue inspirada por la costa de Margate, un pueblo del sureste de Inglaterra, donde el artista viajaba con frecuencia en la época que pintó el cuadro. En Margate, expuesto a las inclemencias meteorológicas, Turner aseguraba haber encontrado "los cielos más grandiosos de Europa".

Unas pinceladas marrones evocan un embarcadero sometido al embate de las olas. Una mancha roja parece delimitar el contorno de los restos de un naufragio y un rayo de luz penetra a través de un claro en las nubes, iluminando una zona de aguas más tranquilas y una vela blanca. "¿Ha logrado el barco huir de la tormenta o navega hacia el peligro?", se pregunta Ardill. "La respuesta sería más clara si Turner hubiera terminado el lienzo, detallando el primer plano", responde. "En su estado actual, la cuestión sigue abierta y no nos queda sino ponderar las dos fuerzas en juego: la brutalidad del mar y la resistencia del hombre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de abril de 2011