Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pregunta impertinente

En el interrogatorio del negociador José Manuel Gómez Benítez ante el juez Pablo Ruz, celebrado hace unos días, el fiscal preguntó quién había negociado en nombre de ETA.

El testigo, que es catedrático de Derecho Penal, se negó a contestar.

El fiscal le replicó que estaba obligado a contestar por tener la condición de testigo.

Sin embargo, Gómez Benítez le rebatió: "Eso lo tendrá que decidir el juez. Me niego a declarar porque la pregunta no tiene que ver con el objeto de la investigación y porque durante la reunión a la que asistí uno de los etarras me dijo: 'Vuestras armas son la prisión y la tortura; las nuestras, las pistolas. Y me dijo que a mí me pasaría lo mismo que a él le pasara". El juez Ruz entendió que las amenazas de muerte son reales y declaró la pregunta impertinente.

Aunque el etarra en cuestión se encuentra ya en la cárcel, y son conocidos todos los terroristas que participaron en las conversaciones, el abogado Manuel Gómez Benítez se ha negado siempre a revelar la identidad de los interlocutores en esa negociación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de marzo de 2011