Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

¿Desempolvar la bata del colegio?

La consejera de Enseñanza reabre el debate sobre el uniforme en las escuelas - Rigau no lo regulará, pero plantea que los centros aborden la cuestión

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha desempolvado un debate que hace años que había desaparecido de los centros: ¿debe volver el uniforme a los colegios?, ¿deben fijarse unas normas para que la vestimenta de los alumnos sea más homogénea? En declaraciones a la Agència Catalana de Notícies (ACN), Rigau llamó ayer a los consejos escolares de cada centro a reflexionar sobre la forma de vestir del alumnado. Los consejos escolares los integran la comunidad educativa: familias, docentes y Ayuntamientos.

La consejera de Enseñanza afirmó: "A la hora de repensar las formas de vestir en la escuela, nos parece oportuno abrir este debate". El uniforme escolar es ahora minoritario y prácticamente privativo de los centros privados. Rigau afirmó que hay "obsesión entre los alumnos por saber cada día qué se ponen, por cambiar", debido a las modas.

"Hay obsesión entre los alumnos por qué se ponen cada día", dice Rigau

Unificar la indumentaria resolvería algunos problemas

La consejera de Enseñanza propone debatir "si es más recomendable o no una forma más práctica de vestir, más igualitaria, porque a veces las diferencias son muy evidentes". Rigau se mostró preocupada por que algunos alumnos entren en competencia con otros en función de la ropa que lleven. Con todo, insistió en que el asunto debe debatirlo cada centro y añadió que el Gobierno catalán no tiene prevista ninguna norma sobre él.

Rigau afirmó que la vestimenta suele ir en consonancia con el ambiente de trabajo. "Cuando haces deporte vistes de una manera, cuando vas a una fiesta vistes de otra". Aunque la consejera apuesta por abrir el debate de la vestimenta en los centros, hizo hincapié en que la última palabra la tienen los consejos ecolares de las escuelas, colegios e institutos. "De momento, el Gobierno no tiene prevista ninguna norma relativa a los uniformes", insistió.

Algunas asociaciones de padres de alumnos consultadas enjuician de forma distinta el hecho de que la consejera animara a debatir el asunto en los consejos escolares de los centros.

José Manuel Prats, presidente de la asociación de familias de alumnos de escuelas concertadas y privadas Fapel, se mostró favorable a estudiar la posibilidad de que las escuelas instauren el uso de los uniformes. Aunque Prats considera que no es algo necesario ni prioritario, añadió que ayudaría a solucionar algunos problemas a los padres sobre cómo vestir a sus hijos, al tiempo que favorecería la organización en las aulas.

Por su parte, representantes de la asociación de familias de alumnos de centros escolares públicos Fapac rehusaron opinar sobre las declaraciones de la consejera de Enseñanza y señalaron que hay otros temas más importantes que tratar en el ámbito de la enseñanza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de marzo de 2011