Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate sucesorio

Los barones del PSOE apuestan por elegir sucesor a Rubalcaba antes del 22-M

El partido convocará primarias, pero la mayoría quiere que haya solo un candidato

"José Luis es muy de las cuatro letras P-S-O-E; lo que va a hacer será lo mejor para el partido y para España". La cita es de un barón del PSOE que comparte con la práctica totalidad de los dirigentes territoriales la certeza de que muy pronto el presidente anunciará que no repetirá candidatura y que, en ese caso, debería elegirse al sucesor antes de las elecciones del 22 de mayo. Las conversaciones y las reuniones entre todos ellos son continuas y de lo que cada uno sabe de los demás se desprende que cuando llegue ese momento, los jefes de fila de las federaciones dirigirán su mirada hacia Alfredo Pérez Rubalcaba para que represente al PSOE dentro de un año como candidato a la presidencia del Gobierno. Pero la apuesta por Rubalcaba tiene que ser compatible con el procedimiento de elecciones primarias "rápido" para evitar "enredos y conspiraciones" que ahondarían aún más el desapego de la opinión pública hacia esta opción electoral.

Habrá elecciones internas aunque solo exista un aspirante

El presidente hará lo que más convenga "al partido y a España"

Estas observaciones de un dirigente responden al sentir de la mayoría de sus compañeros. No va a ser fácil que todos estos ingredientes casen sin dificultad, pero es el reto de los líderes territoriales al considerar que la candidatura del vicepresidente primero es la única capaz de impedir "que el PSOE siga camino del abismo electoral", como señalan varios presidentes socialistas.

Una docena de dirigentes del partido consultados por EL PAÍS reconocen que sus intenciones están en la línea del artículo escrito por Rafael Simancas, portavoz parlamentario de Fomento y exlíder del PSM, en la publicación digital de la Fundación Sistema, en la que pedía despejar el camino antes de que empiece la campaña electoral para las municipales y autonómicas del 22 de mayo. "Tenemos todo el mes de abril para poner en marcha el mecanismo de elección del candidato y que la campaña empiece con el camino despejado para que cada alcalde y cada candidato hable de su programa", apunta un candidato socialista en la oposición. Todos apoyan la sustitución de Zapatero por Rubalcaba en el cartel electoral pero con respeto absoluto a las normas del PSOE. Es decir, "no se puede convocar un comité federal sin más y votar a Rubalcaba, sino que las primarias deben convocarse", señala un secretario general, después de haber mantenido conversaciones con varios de sus compañeros. Pero en voz alta algunos dirigentes, como Carme Chacón, han pedido primarias. La pregunta sobre si quienes han exigido en público este procedimiento en el fondo rechazan a Rubalcaba y apuestan por la ministra de Defensa recibe respuestas poco concluyentes desde el aparato federal. "No necesariamente; pero en el partido hay algunas dudas sobre las intenciones de algunos", dicen.

Eso sí, "nadie duda" de que cuando Manuel Chaves, presidente del PSOE; José Blanco, vicesecretario general; Marcelino Iglesias, secretario de Organización; Gaspar Zarrías, secretario de Estado de Política Territorial, o Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional, resaltan que en el PSOE se elige al candidato por primarias, no cuestionan en absoluto que ese vaya a ser Rubalcaba. Pero no lo dirán en público hasta que Zapatero anuncie su retirada.

Otras voces del partido, sin embargo, sí ponen el énfasis en las primarias sin decantarse aún en público por nadie. Así, el secretario general del PSM, Tomás Gómez, ha señalado que si hubiera que buscar a un candidato pediría "la apertura de un proceso donde se pudiese decidir desde las bases, en procedimiento de abajo arriba". Y lo explicó así: "Yo quiero para mi partido lo mismo que pedí para mí: democracia interna", aludiendo a su competición por la candidatura a la presidencia de Madrid con Trinidad Jiménez. Entonces Gómez tuvo en contra a Blanco y a Rubalcaba.

También el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha pedido primarias para elegir a un eventual sustituto de Zapatero: "No digo que sea o no sea Rubalcaba, lo sustantivo es que la forma de elección debe ser democrática". Sin decantarse por nombres concretos, Félix Tezanos, director de la revista Temas que preside Alfonso Guerra, escribió en un artículo la necesidad de elegir "al sucesor de Zapatero" en un escrutinio universal y directo de todos los militantes; "eso es lo que desea la inmensa mayoría de los afiliados y lo que más conviene a la situación política de España". Tezanos ve "imprescindible" que la sucesión se produzca "con las máximas garantías de credibilidad democrática y de igualdad de oportunidades" y sin "tentación designatoria y continuista".

Aunque tan solo el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara ha apostado en alto por Rubalcaba, la inmensa mayoría de los barones consultados por EL PAÍS se decantan igualmente por el vicepresidente primero, el mejor situado con diferencia en todas las encuestas. Serían los casos de los candidatos del PSOE en la oposición. Desde luego, del valenciano, Jorge Alarte; del castellano-leonés, Óscar López; del riojano, Juan Francisco Martínez Aldama; del navarro, Roberto Jiménez; de la candidata en Cantabria, Dolores Gorostiaga, y de los representantes de Ceuta y Melilla, José Antonio Carracao y Dionisio Muñoz. Todos ellos son relevantes no solo por ser candidatos autonómicos sino por su condición de secretarios generales de sus respectivas federaciones. A este grupo habría que añadir a Pachi Vázquez, secretario general de los socialistas gallegos. También a Pedro Saura, secretario general de Murcia -aunque la candidata en esa comunidad sea Begoña García Retegui- y Marcelino Iglesias, secretario general de Aragón, con Eva Almunia como candidata.

"Todos ellos tienen ejército detrás, que en el caso de elegir candidatos es lo que cuenta", recuerda un miembro del aparato para suscribir la tesis expresada este lunes por Óscar López y Alarte sobre la importancia de trabajarse la tropa (militantes de base) en vez de intentar la proclamación en periódicos y radios de Madrid.

Y, además, Andalucía, la federación más numerosa del PSOE y a la que todos miran cuando hay un proceso de cambio de liderazgo, también mira al vicepresidente primero y diputado por Cádiz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de marzo de 2011