Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Catástrofe en el Pacífico

"Hay que huir de los dogmatismos en el debate nuclear"

Cuatro expertos convocados por EL PAÍS analizan el futuro de la energía atómica

La alarma nuclear en Japón ha reabierto el debate internacional sobre el uso de una energía cuyos riesgos han quedado bien patentes por la amenaza de fusión del núcleo en varios de los reactores de la central de Fukushima. ¿Es la nuclear una buena alternativa a la dependencia de las energías fósiles? ¿Es posible una energía atómica con riesgo cero? A iniciativa de EL PAÍS, y moderados por Berna G. Harbour, subdirectora del diario, varios expertos analizaron ayer en CaixaForum, en Madrid, la pertinencia de esta fuente de energía y evaluaron sus riesgos.

Carlos Bravo, biólogo responsable de energía de Greenpeace, destacó que la energía nuclear no es sostenible ni económica, ni social ni medioambientalmente. Bravo hizo referencia al desastre ocurrido en Japón y tachó de "ingobernable" esta forma de energía. También hizo hincapié en el problema "todavía sin resolver" de los residuos radiactivos. "No se sabe qué hacer con ellos, no hay soluciones técnicas para solventar la amenaza que suponen los residuos. Después de 50 años todavía no hay respuestas", explicó.

El único consenso fue que el modelo de consumo actual es insostenible

Javier García Breva, presidente de la Fundación Renovables, señaló la importancia de sensibilizar a la sociedad para encontrar un nuevo modelo energético con las renovables como energía base: "Se puede vivir sin centrales nucleares en España, el problema es el modelo que queremos y la estrategia para alcanzarlo". Y apuntó cuatro claves que condicionan la situación energética en España: la alta dependencia de nuestro país, la intensidad energética, el exceso de emisiones de CO2 y la inestabilidad regulatoria del sistema energético español. Breva destacó también el rápido desarrollo de las energías renovables: "Han avanzado más en los últimos cinco años que la energía nuclear en 50 años".

Antonio González, director técnico de Foro Nuclear, que agrupa a la industria nuclear española, ensalzó las ventajas de su uso. "Es la única forma de producir energía de forma masiva sin producir CO2 ; desde el punto de vista social genera empleo y hace que nuestras empresas puedan ser competitivas a nivel internacional", explicó. González sembró la polémica cuando se refirió al siniestro de Fukushima: "No es el fin del mundo y conviene no tomar decisiones cuando estamos conmovidos por el desastre o por intereses electorales. Sería un error".

Cayetano López, director del CIEMAT, organismo adscrito al Ministerio de Ciencia e Innovación que se encarga de investigar en energía y medio ambiente, lamentó el hecho de que las renovables ocupen un papel marginal en el consumo de energía y avisó que tendrá "efectos medioambientales muy graves". López tachó de insostenible el sistema actual y remarcó la necesidad de reducir el consumo de combustibles fósiles. "Es verdad que las renovables son más costosas, pero es necesario hacer un esfuerzo". López insistió en que el debate nuclear "hay que huir de dogmatismos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de marzo de 2011