Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid dibuja su parque más intocable

La propuesta regional para proteger las cumbres de Guadarrama solo excluye las dos estaciones de esquí

Vista panorámica de Peñalara y los montes carpetanos desde el mirador de los Robledos.
Vista panorámica de Peñalara y los montes carpetanos desde el mirador de los Robledos. KIKE PARA

La nieve que viste las cumbres de la sierra de Guadarrama sugiere un paisaje infinito. Una estrecha carretera serpenteante conduce desde Rascafría (2.000 habitantes) hasta el mirador de los Robledos, una extensa planicie desde la que se observa el pico de Peñalara, el punto más elevado de la sierra de Guadarrama con 2.428 metros. En la explanada destaca un monolito de piedra y una especie de brújula que en realidad es un mecanismo que identifica las cimas. El mirador está enclavado en el valle del Lozoya. A un lado, los montes carpetanos aún nevados. Al otro, la silueta de la cuerda larga. Todo ese paraje está a punto de convertirse en parque nacional. La Asamblea de Madrid aprobará hoy, a dos meses de las elecciones, la propuesta que remitirá al Ministerio de Medio Ambiente para que la declare como una de las 14 zonas paisajísticas y ambientales más importantes de España.

"Si se cambia la ley, se podrían incluir el pinar de los belgas y Valsaín"

El parque tiene forma de ancla, se estrecha al sur por el puerto de Cotos

La zona da cobijo a especies en peligro de extinción como el buitre negro

La nueva propuesta tiene casi 2.000 hectáreas más que hace un año

La propuesta de la Comunidad de Madrid es un proyecto de mínimos, pues consiste en un parque nacional, el primero de la región, solo para las cumbres de la sierra de Guadarrama. Las asociaciones ecologistas y los partidos de la oposición (PSM e IU) se oponen porque lo consideran insuficiente. Sostienen que el plan regional deja fuera muchos enclaves de importante valor ambiental. Pero la realidad es que el futuro parque nacional tiene una extensión de 33.664 hectáreas -21.740 de las cuales pertenecen a Madrid-, lo que lo convierte en el quinto en extensión del país. "Es un parque de cumbres. Fijamos la cota en los 1.700 metros de altura. A partir de ahí se limita el conflicto de los usos porque se reducen las actividades", explica Federico Ramos, director general de Medio Ambiente de Madrid.

La obligación de excluir los usos tradicionales del parque nacional (explotación forestal, caza, pesca, ganadería...) ha reducido su extensión. Una ley aprobada en 2007 los prohíbe. Lo que ha obligado a recortar la propuesta regional. El parque resultante tiene forma de ancla, con un estrechamiento entre el puerto de Cotos y el de Navacerrada. En el plan original se barajó la idea de incluir los pinares de Valsaín (unas 3.000 hectáreas, en la vertiente castellano-leonesa) y el de los Belgas (2.000 hectáreas, en Madrid). Pero ambas zonas son explotaciones madereras y eso las deja fuera, a pesar de que la ex ministra socialista de Medio Ambiente, Cristina Narbona, se mostró dispuesta a aportar al parque el pinar de Valsaín, titularidad del Estado.

El pasado viernes la consejera regional de Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, recorrió la vertiente madrileña del futuro parque nacional. Desde el mirador de Robledos comentó que en el futuro se podrá ampliar el parque de las cumbres de Guadarrama con nuevos terrenos. La responsable de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid se lamenta de que en otros parques, como Monfragüe, sí se permiten actividades. En el enclave extremeño está autorizada la extracción del corcho, según argumentan los responsables regionales. "Si se cambia la ley se podrían incluir el pinar de los Belgas y Valsaín", apunta Mariño.

La propuesta que trasladará la Asamblea de Madrid al ministerio tiene 1.965 hectáreas más que el último proyecto aprobado en julio de 2010. "Como Castilla y León amplió junto a los robledales de Navarredonda y San Mamés -en el extremo noreste del parque- decidimos añadir por allí", explica Federico Ramos y prosigue: "También incluimos terrenos de una finca privada cerca de La Pedriza. Llegamos a un acuerdo con el propietario porque la zona está protegida y no podía hacer nada".

El futuro parque nacional mide unos 50 kilómetros de este a oeste. En la vertiente madrileña incluye 12 municipios (Alameda del Valle, Becerril de la Sierra, El Boalo, Cercedilla, Lozoya, Manzanares el Real, Miraflores de la Sierra, Navacerrada, Navarredonda y San Mamés, Pinilla del Valle, Rascafría y Soto del Real), y a otros 16 pueblos en la cara castellano-leonesa.

Uno de los puntos críticos del parque son las estaciones de esquí de Navacerrada y Valdesquí. En el proyecto original el parque rodeaba las pistas. "Desde la red de parques nacionales nos recomendaron que no hiciéramos enclaves. Las estaciones formaban una isla dentro del parque. Ahora les hemos dado salida por el norte", explica Ramos. De esta forma, la Comunidad de Madrid y la Junta de Castilla y León dejan abierta la posibilidad a una futura unión de las dos estaciones, proyecto muy criticado por las organizaciones ecologistas.

El pasado viernes varios autobuses cargados de estudiantes subían por el puerto de Navacerrada. Algunos se dirigían al centro de interpretación de la naturaleza, otros se detenían en el aparcamiento de La Pedriza para observar la formación rocosa de la sierra madrileña. Desde allí, se puede observar algunos picos con nombres de leyenda como la peña del Yelmo, la tortuga, el cancho de los muertos, el mirador de quebrantaherraduras... Es un conjunto granítico muy conocido por los aficionados al montañismo. Tiene varias rutas de escalada, que cuando la zona reciba el blasón de parque nacional serán estrechamente vigiladas. "No se permitirán nuevas vías", sostiene el director general de Medio Ambiente de Madrid.

Lo cierto es que el futuro parque de las cumbres de Guadarrama tiene una gran riqueza ambiental. Cuenta con nueve sistemas naturales típicos de la alta montaña. "Los matorrales supraforestales, pastizales de alta montaña, estepas leñosas de altura y cascajales; pinares, sabinares y enebrales; robledales, hayedos y abedulares; quejigares y melojares; encinares, carrascales, alcornocales y acebuchales; cursos de agua y bosques de ribera; humedales y lagunas de alta montaña; formas de relieve y elementos geológicos singulares de alta montaña; y sistemas singulares de origen glaciar y periglaciar", recita Paco Sánchez, director de Espacios Protegidos de Madrid, sin apenas respirar. Esta lista de hábitats naturales típicos de alta montaña completan el catálogo de ecosistemas de la red de parques nacionales. "Por eso es tan importante que se apruebe", desliza.

A unos metros del monasterio de El Paular está el puente del Perdón. El director del parque regional de Peñalara, Juan Vielva, relata la historia de la vieja pasarela del siglo XVIII por donde los monjes cartujos accedían a un molino. El río Lozoya pasa por debajo haciendo pequeños remolinos. El agua está helada, proviene del deshielo. "El valle del Lozoya es la fuente de Madrid, de aquí proviene la mayor parte del agua que bebemos", interrumpe Federico Ramos en medio del puente. Desde allí se observa el majestuoso valle madrileño, con la sierra de Guadarrama en el horizonte.

El futuro parque nacional da cobijo a varias especies en peligro de extinción. Entre ellas la cigüeña negra, el buitre negro o el águila imperial ibérica. "En el pinar de los Belgas es donde hay más población de buitre negro. Es una prueba de que la explotación forestal controlada no afecta a la conservación de la naturaleza", justifica Vielva mientras sostiene entre sus manos una taza de café caliente. En la zona se han identificado 112 especies de flora de interés y otras 74 especies de fauna. También hay nutrias, corzos, cabras montesas y diversos anfibios como el tritón jaspeado y el sapo partero. "Esto que vemos es fruto de muchos años de luchas de poder, de amores y de odios, de historias y de costumbres ganaderas y agrícolas... Es único, ha sido moldeado por la historia", reflexiona Vielva, mientras observa embelesado la sierra de Guadarrama.

Insuficiente para oposición y ecologistas

La propuesta de la Comunidad de Madrid para crear un parque nacional en las cumbres de Guadarrama no gusta a las organizaciones ecologistas ni a los grupos de la oposición en la Asamblea de Madrid (PSM e IU), que previsiblemente hoy votarán en contra de remitir el plan al Ministerio de Medio Ambiente para que sea el Gobierno estatal quien promueva su aprobación en el Congreso.

Ecologistas en Acción considera que el plan regional incumple la Ley de Parques Nacionales. La organización verde sostiene que de aprobarse sería el más fragmentado de todos los parques de montaña de España. Ecologistas alertan de que el citado plan "reduce en un 48% la superficie inicial de la zona periférica de protección (ZPP). Por eso resulta inviable". Destacan el estrangulamiento del parque, en la zona más estrecha del ancla: "Entre los montes carpetanos y la zona sur del territorio". De esta forma, señalan Ecologistas en un comunicado, crea un pasillo de cerca de un kilómetro de ancho, entre la zona especial de Navacerrada y la del alto de Guarramillas. También critican el paso por el parque de la carretera M-601, en la mitad norte del futuro parque.

Los socialistas, por su parte, viajaron el sábado a Cercedilla para lanzar la propuesta de duplicar la extensión, hasta 34.000 hectáreas, del parque nacional en su vertiente madrileña. Tomás Gómez, líder de los socialistas madrileños, considera que la Comunidad de Madrid "debería paralizar la propuesta porque es un ins-trumento más para destrozar medioambientalmente Madrid". Gómez remachó: "Esa propuesta solo protege las cumbres y esquilma el resto de la sierra".

IU también se opone porque "no se asegura una protección suficiente para este ecosistema y abre las puertas a la urbanización de amplías zonas".

Cronología del parque nacional

- A finales del siglo XIX, un artículo de Giner de los Ríos ya defendía la necesidad de proteger la sierra de Guadarrama.

- En mayo de 2001, la Asamblea de Madrid encargó al Gobierno regional que promoviera la protección de la sierra de Guadarrama.

- En 2002, la Consejería de Medio Ambiente de Madrid inició los estudios para elaborar el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de Guadarrama, que fijaba los usos y los grados de protección de la sierra.

- En abril de 2005, un grupo de expertos coordinados por el catedrático Martínez de Pisón, presentan el primer informe del PORN.

- En febrero de 2006, la Comunidad de Madrid presenta su propuesta de PORN, tras aprobarlo el Gobierno regional tiene que retirarlo porque el ministerio modifica la ley que regula los parques nacionales.

- En noviembre de 2009, la consejería de Medio Ambiente aprueba definitivamente el PORN.

- En julio de 2010, se presenta la propuesta de parque nacional de las cumbres de Guadarrama.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de marzo de 2011

Más información