Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guadarrama estará al fin protegida

20 localidades proyectan construir 25.000 viviendas en la zona - El Gobierno regional dice que los ayuntamientos deberán adaptarse a la nueva protección

La sierra de Guadarrama tiene un gran valor paisajístico y ambiental tanto en la vertiente madrileña como en la castellano-leonesa. La zona abarca unas 200.000 hectáreas y afecta a 37 municipios en Madrid y otros 35 en Ávila y Segovia, donde viven 225.000 personas. Cuenta con extensos bosques de pinares de montaña, robledales y matorral de montaña. Tiene 1.500 variedades de flora y 110 especies animales protegidas, 13 de ellas en peligro de extinción, como el águila imperial o la cigüeña negra.

Después de siete años de vaivenes administrativos, la Comunidad de Madrid prevé aprobar hoy la norma que regula los diferentes niveles de protección de esta sierra, el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN). Para ello, el Ejecutivo regional celebra hoy en Rascafría una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno para aprobar el proyecto, que reserva 19.778 hectáreas en las cumbres de Guadarrama para destinarlo a parque nacional. Castilla y León también ha impulsado su plan de recursos naturales, en el que prevé destinar otras 12.458 hectáreas al mismo fin. Ahora ambas regiones tendrán que proponer al Ministerio de Medio Ambiente que convierta esta zona en el quinto parque nacional más extenso de España.

Aunque el plan madrileño reduce el urbanismo en la zona, permite construir de forma limitada en cinco municipios de la sierra: Rascafría, Oteruelo, Alameda del Valle, Pinilla del Valle y Lozoya.

La sierra de Guadarrama es como una enorme bisagra que separa Castilla y León y Madrid. En la vertiente norte está Valsaín, La Granja y las cumbres segovianas. En la sur, Peñalara, Navacerrada y El Escorial. Durante años ninguna de las dos autonomías ha tenido la intención de proteger la sierra, con gran valor paisajístico y natural. En 2002, ambos parlamentos regionales encargaron a sus respectivos gobiernos iniciar los trámites para preservarla. Una intención que durante años quedó en papel mojado. La historia de la protección de Guadarrama está cuajada de vaivenes.

Madrid ha presentado varios borradores, estudios y proyectos que nunca han llegado a nada hasta ahora. Castilla y León siempre se ha mostrado más reticente, aduciendo que tenía que respetar los usos tradicionales en la zona (agricultura, ganadería, actividades forestales y turismo rural).

A pesar de todo, la Comunidad de Madrid siempre ha manifestado su voluntad de contar con un parque nacional en la sierra de Guadarrama. En noviembre de 2006 llegó a aprobar un Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN). Pero lo retiró porque el Ministerio de Medio Ambiente modificó la ley que regula los parques nacionales, la máxima figura de protección en España.

Esta maniobra sirvió de excusa para retrasarlo tres años. Hasta hoy, cuando el Ejecutivo regional que dirige Esperanza Aguirre prevé aprobar definitivamente un nuevo PORN que regule los diferentes niveles de protección de la sierra. El plan ha estado expuesto a información pública y los ciudadanos han presentado unas 18.500 alegaciones. De ellas se han incluido unas 5.800 modificaciones, entre las que se incluyen las propuestas por el Ministerio de Medio Ambiente.

En el nuevo proyecto, la Comunidad de Madrid reserva 19.778 hectáreas para el parque nacional. Castilla y León, que también ha iniciado los trámites para aprobar su PORN, destinará otras 12.458 hectáreas para impulsar la creación de una zona que tendría unas 32.500 hectáreas en total y se convertiría en el quinto parque nacional más extenso de España.

La fuerte presión urbanística y el hambre recalificadora de los municipios de la zona han presionado para dilatar durante años la aprobación del PORN, la norma que establece los diferentes grados de protección de la sierra.

Una veintena de municipios madrileños afectados por el PORN ha iniciado planes urbanísticos para construir 25.930 viviendas y cuatro campos de golf en la zona. "Estos proyectos urbanísticos tendrán que adaptarse a la nueva protección de la sierra", afirma un portavoz regional, que sugiere que estos planes serán recortados severamente.

"Los Ayuntamientos son los que inician los trámites, pero la Comunidad de Madrid tiene muchos mecanismos de control. Todos estos planes urbanísticos aún están tramitándose y hay estudios de impacto territorial que deben cumplir y ahora deben estar adaptados a la fuerte protección de la zona". El Ejecutivo regional evita, sin embargo, explicar qué pasará con las nuevas 7.000 viviendas previstas en Lozoyuela o con las 3.800 de Moralzarzal. O si aprobará la construcción de los campos de golf planeados en Buitrago, Guadarrama, Miraflores o Soto de El Real.

El PORN de Madrid establece cinco zonas de "planeamiento urbanístico" donde se podría construir. En Rascafría, Alameda del Valle, Pinilla del Valle, Oteruelo y Lozoya se podrían levantar casas de hasta dos alturas bajo cubiertas con una arquitectura con elementos de pizarra o piedra.

El nuevo plan establece que el crecimiento urbanístico de estos municipios no podrá ser mayor que el crecimiento vegetativo del pueblo; además, el número de viviendas que se podrán construir al año no deberá ser superior al 2% de las ya existentes.

Además de los terrenos reservados a parque nacional, el PORN reserva otras 55.000 hectáreas para crear un parque regional con el mismo grado de protección urbanística, pero que permite actividades agrícolas, ganaderas y usos forestales. "Pretendemos fomentar un turismo rural sostenible. Estarán prohibidos los grandes edificios y las grandes urbanizaciones, pero sí se prevén pequeñas construcciones para fomentar el conocimiento del medio", apunta un portavoz regional. En este área está incluida también la cerca histórica de Felipe II, unas 7.500 hectáreas de terreno alto valor ecológico que discurre entre El Escorial y alcanza hasta Collado Villalba.

El plan ha recibido fuertes críticas de asociaciones ecologistas y de la oposición (PSOE e IU). Ecologistas en Acción se queja de que el plan apenas recoge sus propuestas y critica que la zona reservada a parque nacional haya quedado reducida en 14.000 hectáreas respecto al primer proyecto elaborado en 2006.

El responsable de Medio Ambiente del PSM, Miguel Aguado, criticó que "la propuesta madrileña no pase por la Asamblea de Madrid, la Federación Madrileña de Municipios, ni por el Consejo Económico y Social (CES), como es preceptivo". Aguado lamenta que el PORN no se debata con nadie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de noviembre de 2009