Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE programa los actos electorales de Zapatero a ciegas

La indefinición del presidente sobre su futuro condiciona al comité de campaña

Programación a ciegas, al menos en lo que concierne a la decisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre su futuro. Esta es la situación asumida por el comité electoral del PSOE, que ha empezado a elaborar la programación de actos de Zapatero para los comicios autonómicos y municipales del 22 de mayo barajando "todos los escenarios posibles". Es decir, que el presidente comunique sus planes en torno a la candidatura para 2012 este mes o el próximo o que mantenga la incógnita hasta después de las elecciones locales y regionales.

"Simplemente, nadie tiene la información exacta de lo que el presidente quiere hacer, aunque todos tengan intuiciones", reconocen altos responsables socialistas. "Hará campaña diga o no diga que se va a presentar, porque en todo caso seguirá siendo secretario general del PSOE y presidente del Gobierno", señalan fuentes del partido. Los interlocutores reconocen que el comité electoral, que dirige José Blanco, con el acuerdo de Zapatero, prepara una primera programación que no estará definitivamente cerrada hasta un mes antes de la campaña por la propia agenda del presidente.

Los dirigentes dicen que el rechazo a su líder solo es fuerte en cuatro comunidades

Zapatero ya ha dado el visto bueno a su participación el próximo 3 de abril en un mitin en Cartagena para apoyar a la candidata a la presidencia de Murcia, Begoña García Retegui. Será su primer acto de precampaña, que sustituirá al habitual mitin de Vistalegre. El siguiente será en Madrid, el 10 de abril, con el candidato Tomás Gómez, y un fin de semana después estará en Albacete con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

La elección de estos lugares está pensada para demostrar con hechos que es cierta la explicación que se ha dado para anular el acto de Vistalegre, en el que Zapatero habría estado rodeado de todos los candidatos autonómicos y de los principales aspirantes a alcaldes. "Queremos promover una campaña municipal y autonómica centrada en los candidatos y en sus territorios", argumentaron los socialistas para justificar la decisión.

Con la presencia de Zapatero en lugares electoralmente inalcanzables como Murcia también se quiere alejar la sensación de que se tira la toalla. La tesis del primer día se mantiene por el aparato electoral: "Nos conviene celebrar muchos actos locales y no uno grande en Madrid, que nada aporta a la campaña del aspirante a alcalde o a presidente. Nos interesa más la prensa regional que la nacional".

Esta línea argumental la quieren hacer compatible con la presencia de Zapatero en muchos lugares de España. "Estará muy presente en la campaña", aseguran tanto Blanco como la portavoz del comité electoral, Elena Valenciano, y el secretario de Organización, Marcelino Iglesias.

Esta situación no va a ser discutida por los candidatos, que ya están a pleno rendimiento en sus respectivas campañas. Algunos de los consultados reconocen que la presencia de Zapatero en sus campañas un día no tiene por qué perjudicarles, e incluso creen que será un acicate para acercar a muchos militantes al mitin. "Yo quiero que venga". Esta frase será pronunciada por todos los candidatos en los próximos días, según ha podido constatar este periódico.

¿No piensan entonces que la presencia de Zapatero resta? A esta pregunta responden con circunloquios que pueden resumirse en la idea de que el impacto de la crisis nacional y de la gestión del Gobierno no es igual en todas las regiones. La animadversión es contundente en Castilla-La Mancha, en Murcia, en Valencia y en Madrid, pero no tanto en el resto de las comunidades. Ahora bien, hay un elemento de irritación que comparten el comité electoral y el grueso de barones y candidatos: la ofensiva de los populares contra Zapatero. "No podemos tolerar que la campaña del PP municipal y autonómica se base en un juicio sumarísimo contra Zapatero", señalan fuentes de la ejecutiva. Los líderes territoriales también asumen que la estrategia del PP atenta contra "la propia dignidad del PSOE, que no puede consentir ese linchamiento de su secretario general", señala uno los candidatos.

En esta situación, afrontan la campaña con la certidumbre de que Zapatero les "acompañará" en bastantes actos y con la decisión de convivir con la duda sobre su futuro. La expectación necesariamente volverá en la víspera del comité federal ordinario, por si fuera entonces cuando Zapatero hiciera alguna señal. Ahora se barajan las fechas del 26 de marzo o el 2 de abril. Para ese momento, la programación de los actos de los dirigentes federales estará bastante más ajustada y se apreciará que, además de Zapatero, Felipe González, expresidente del Gobierno, y Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero, tienen la agenda llena.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de marzo de 2011