Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:EMILIO CARREÑO | Director de la Red Sísmica española | Catástrofe en el Pacífico

"No todos los países tienen un sistema de alarma de tsunamis: es muy caro"

Emilio Carreño es físico e ingeniero geógrafo. Dirige la Red Sísmica española en el Instituto Geográfico Nacional y explica el complejo y caro sistema de alerta que se activa cuando se produce un terremoto en el mar.

Pregunta. ¿Qué ocurre cuando se produce un terremoto en el mar? ¿Qué tipo de alarmas funcionan?

Respuesta. Todo depende de lo cerca que estén las fallas sísmicas de la costa. En Japón están muy próximas, así que en pocos minutos tienen la ola encima. La detectan gracias a la instalación de unas boyas en el mar, unidas por cable a tierra. Cuando registran movimientos de agua, transmiten el aviso a un centro de alerta de tsunamis. Esto sucede en décimas de segundo. En ese momento se activan todos los modelos de tsunami que se han ido simulando por ordenador previamente. El sistema reconoce de qué tipo es y localiza de inmediato dónde se está produciendo, qué altura va a alcanzar la ola, en cuánto tiempo llegará a la costa y hasta dónde penetrará. Eso significa que en Japón tienen minutos, por eso allí es vital que la población esté tan preparada y sepa cómo actuar con rapidez.

P. ¿Y si las fallas están más lejos de la costa, como en EE UU, donde llegó ayer a Hawai?

R. Allí están a 500 o 1.000 kilómetros de la costa. Hay más tiempo para reaccionar. En el camino de una hipotética ola gigante se colocan unas boyas de presión que detectan cuándo pasa la ola realmente, porque puede haberse producido un terremoto en el mar pero que no haya tsunami. Entonces mandan la información por satélite y se activan esos modelos simulados de tipologías de tsunami. En la costa se colocan, además, mareógrafos para comparar si varía la altura del mar.

P. La alerta está activa para la costa americana del Pacífico.

R. La ola puede estar viajando a gran velocidad, de entre 360 y 400 kilómetros por hora. Hasta alcanzar algún punto de la costa de Chile pueden pasar 21 horas; para las once de la noche de hoy [por ayer] se prevé que llegue a Centroamérica.

P. ¿Disponen allí de estos sistemas de alerta para saber dónde está la ola, su altura y hasta dónde llegará?

R. No, en Chile, no. No todos los países lo tienen. Es muy caro disponer de esas simulaciones hechas por ordenador y además es difícil de mantener, hay que colocar las boyas en medio de las corrientes, se producen fallos... Es un sistema que se está perfeccionando desde el desastre de 2004 en Indonesia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de marzo de 2011