Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La lucha contra el terrorismo

Sortu busca su legalización rechazando los últimos planes terroristas de ETA

El partido proclama que su alejamiento de la violencia etarra es "definitivo"

Los informes de la Abogacía y de la Fiscalía General del Estado en los que reclaman a la Sala del 61 del Tribunal Supremo la ilegalización de Sortu no han amilanado a la nueva marca de la izquierda abertzale, dispuesta a dar nuevos pasos para lograr su regreso a las instituciones. Ayer, la izquierda radical pasó a la ofensiva y adelantó, con un comunicado, parte de las alegaciones que próximamente presentará ante el alto tribunal. Ese comunicado va más lejos que nunca en su compromiso contra la violencia de ETA.

La nota rechaza los actos de violencia callejera de la pasada semana en Vitoria y Portugalete, así como la planificación de actos terroristas como el que, según la Guardia Civil, tenía previsto ETA contra el lehendakari, Patxi López. Con ello, trata de neutralizar el informe que el fiscal presentó el lunes y donde una de las pruebas contra Sortu era que no condenaba la violencia callejera.

Sortu aporta, además, nuevas alegaciones. Así, niega que sea una mera continuidad de Batasuna y otras marcas ilegalizadas. Y subraya que Sortu marca "un punto de inflexión en la trayectoria de la izquierda abertzale" al rechazar la violencia de ETA.

También rechaza otro argumento clave de la Abogacía y la Fiscalía del Estado: que el rechazo de la violencia de ETA es "cosmético" y "táctico". Sortu replica que su rechazo a la violencia etarra es cuestión de principios: "No pretende ser, en absoluto, un movimiento táctico o un mero cumplimiento formal de la legalidad con un carácter instrumental para dar cuerpo a organizaciones ilegalizadas". Y precisa su compromiso al considerar que "no se trata de un alejamiento coyuntural de la violencia sino estratégico y definitivo". "Lo estratégico y sustancial es el rechazo a la violencia; lo coyuntural, sin quitarle relevancia, es la creación de un nuevo instrumento político", señala.

Sortu reafirma su compromiso de "contribuir a la desaparición de cualquier violencia y en particular la de ETA"; que "el fin de la violencia no tiene precio político" y que Sortu supone "una ruptura con organizaciones del pasado por los compromisos y principios asumidos en sus estatutos".

José Luis Rodríguez Zapatero valoró ayer el comunicado: "La declaración de hoy es mejor que el silencio, que era lo habitual, cuando no el apoyo. Es mejor el rechazo a algo tan salvaje y vil como la planificación de atentados o asesinatos", dijo. Pero aclaró que "con ETA viva, [Sortu] tendrá dificultades" para ser legal. Argumentó que esas dificultades no proceden de "las que diga un Gobierno, una mayoría parlamentaria u otra", sino que es "la voluntad democrática de una sociedad".

Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional, afirmó que el comunicado "es insuficiente". "No basta con rechazar una violencia que aún no se ha producido", opinó. Lo relevante es "condenar la violencia pasada, los actos terroristas cometidos por el comando". "Ese sería un buen principio para reconsiderar la presentación de Sortu a las elecciones locales", subrayó Zaragoza.

La nota de Sortu

- "Queremos remarcar nuestro derecho a encauzar el proyecto a través de una oferta electoral".

- "Representamos un nuevo proyecto político y organizativo, (...) no hemos nacido para dar continuidad (...) a partidos ilegalizados sino con principios que son un punto de inflexión".

- "El proyecto ha manifestado un rechazo inequívoco de la violencia, (...) [incluida] ETA".

- "Rechaza[mos] los actos de violencia y coacción (...) en Gasteiz y Portugalete, con independencia de su autoría".

- (...) "Ante las (...) supuestas planificaciones de actividades tendentes a la comisión de actos de violencia contra bienes y personas, entre ellos (...) Patxi López, reafirmarnos nuestro rechazo a cualquier violencia".

- "Este rechazo no se efectúa con posiciones de equidistancia entre distintas vulneraciones de derechos humanos, sino desde el repudio de todas". (...)

- (...) "No es un alejamiento coyuntural de la violencia, sino estratégico y definitivo. (...) Lo coyuntural, sin quitarle relevancia, es la creación de un nuevo instrumento electoral".

- (...) "Queremos contribuir a la desaparición de cualquier violencia y en particular a la de ETA, (...) para que nadie nunca utilice la violencia en la defensa de ideas o proyectos políticos".

- (...) "El fin de la violencia no tiene precio político". (...)

- "Nuestra formación supone una ruptura con organizaciones del pasado tanto por principios y compromisos (...) como por el modelo de organización".

- "Tenemos derecho a ser legales porque cumplimos la Ley de Partidos (...) y nuestra actividad será coherente con los compromisos estatutarios, sin que deban exigirse rechazos no previstos legalmente, planteamientos morales o expresión de determinados sentimientos, sino única y exclusivamente actividades legales y democráticas".

- (...) "Nuestra legalización no puede estar sujeta a batallas políticas, (...) es una inversión por un futuro que debemos ir construyendo para próximas generaciones quienes hemos vivido mas directamente todas las consecuencias del pasado".

- "Apelamos a la sociedad española, a sus poderes públicos, a ser consciente de la enorme oportunidad que debemos y podemos construir entre todos/as".

- "Queremos agradecer todas las muestras de apoyo desde diferentes ámbitos: sociedad vasca, Estado español y comunidad internacional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de marzo de 2011

Más información