Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Dimitris Daskalopoulos | Coleccionista de arte contemporáneo

"Soy un cuidador temporal de la creatividad"

Dimitris Daskalopoulos (Atenas, 1953), vendió en 2007 la participación en el grupo de empresas de su familia, el más importante de Grecia en el sector de la alimentación, para dedicarse a los negocios financieros. Presidente de la Federación Griega de Empresas, inició hace 20 años su colección de arte contemporáneo. Ya cuenta con 400 obras, en su mayor parte instalaciones y esculturas de gran formato.

Dimitris Daskalopoulos recuerda que le ha gustado coleccionar desde muy joven cosas tan dispares como pipas italianas del siglo XVIII o botellas de vino. Una selección de sus obras de arte contemporáneo se expondrá en el Museo Guggenheim a partir del próximo 12 de abril.

Pregunta. ¿Qué impulsa a formar una colección?

Respuesta. Yo creo que el coleccionista tiene un deseo arquetípico interno. Disfruto de ello sin intentar explicarlo. Estoy encantado de tenerlo, me ha permitido estar en el mundo del arte y crear algo que también puede ser de interés para otras personas.

P. ¿Colecciona para compartir las obras?

R. Desde luego que sí. Las obras han sido creadas por artistas y sólo existen si interactúan con el público. Lo que yo colecciono es la expresión de la capacidad de otras personas, de los artistas. Ni siquiera me siento propietario de las obras, yo soy un cuidador temporal de la creatividad de otras personas.

"El arte es un refugio y una inspiración en época de crisis"

P. Usted vive en Atenas, rodeado de arte clásico ¿De dónde viene su gusto por el arte contemporáneo?

R. Yo admiro el arte clásico, incluso hoy en día que mi interés principal es el arte contemporáneo voy a los museos a contemplar las grandes obras de arte creadas a lo largo de los años. Es una referencia para mí ver lo que ha sobrevivido. Es muy útil para un coleccionista, porque crea un contexto para tu criterio. Al centrarme en el arte contemporáneo lo que estoy haciendo es expresar el interés que siento por la creatividad del momento presente y la evolución del pensamiento humano. Yo me siento parte integrante de nuestro tiempo, como si estuviera desempeñando un papel a la hora de dar forma al futuro.

P. La mayor parte de su colección está integrada por instalaciones y esculturas de gran formato. ¿Cómo se relaciona con ellas? ¿Convive con las piezas en su casa?

R. Evidentemente, no. No tengo obras de ese tamaño en mi casa. Incluso en este edificio sólo habrá unas 60 obras de las 400 que poseo. Yo nunca me fijo un límite, ni establezco el criterio de vivir rodeado de las obras de arte. Los artistas contemporáneos tampoco tienen esos límites, utilizan todos los medios. Si quieres tener una colección que sea representativa de la creatividad contemporánea no debes establecer límites artificiales.

P. ¿Es para usted el arte una inversión en época de crisis?

R. Siempre he considerado que hiciera lo que hiciera en mi empresa, si lo haces por dinero nunca vas a tener éxito. Lo que tienes que hacer es amar lo que haces y el éxito llega. Digamos que mi colección ha sido una inversión que en algunas cosas ha ido bastante bien y en otras, mal. Pero es mi colección personal y me encanta todo lo que tengo.

P. ¿En esta época sombría de crisis económica qué espacio le queda al arte?

R. Incluso más que antes. La gente vuelve a lo básico, se remonta a sí misma, para hacer frente a las dificultades. El arte es un refugio y una inspiración para que las personas abran su mente y adquieran más fuerza.

P. ¿Cómo compra las obras?

R. Por todos los canales.

P. Debe ser emocionante pujar en las subastas.

R. Sí, pero es una excitación muy peligrosa. Puedes perder el control; es mejor que lo hagas con ciertas reservas.

P. ¿Recomienda que aún con poco dinero se compre arte?

R. Si te gusta y te hace sentir feliz, sí. Si quieres ganar dinero, no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de marzo de 2011