Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba replica a Chacón: "Yo soy vicepresidente, solo pienso en trabajar"

"No me podría mirar a la cara si me dedicara a otra cosa distinta"

"Yo soy vicepresidente del Gobierno. Me levanto de vicepresidente del Gobierno y me acuesto de vicepresidente del Gobierno. Desde que me levanto hasta que me acuesto solo pienso en el Gobierno. Si me quieren buscar, que me busquen en el Gobierno, que fuera no me van a encontrar". Así se pronunció ayer el vicepresidente primero, ministro del Interior y portavoz del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, en Bruselas cuando le preguntaron si apoyaba la propuesta de la ministra de Defensa, Carme Chacón, formulada el martes, de celebrar unas elecciones primarias en el PSOE para elegir un sucesor para José Luis Rodríguez Zapatero en el caso de que este decida finalmente no competir por un tercer mandato en las elecciones generales de 2012.

Rubalcaba no quiso dejar pasar la oportunidad para dirigir un reproche, aunque sin citar a Chacón y a los políticos que se pronunciaron la víspera -José Bono, Guillermo Fernández Vara, Alfonso Guerra y Miguel Sebastián- sobre la oportunidad de unas elecciones primarias en el PSOE y el futuro papel de la ministra de Defensa.

"Un país como España, con los problemas que tiene, no admitiría otra cosa de un vicepresidente del Gobierno. No me podría mirar a cara si me dedicara a otra cosa distinta que a trabajar, por ejemplo, para que el desempleo baje en mi país. No podría y, por tanto, me dedico a eso", añadió Rubalcaba, tras admitir que sus palabras eran una "pequeña expansión personal" que se permitía desde Bruselas.

Chacón reivindicó el martes, a preguntas del público en un acto organizado por el Foro Europa Press, la continuidad de Zapatero como candidato a un tercer mandato a la presidencia, y abogó por la celebración de primarias en el PSOE para elegirlo si este renuncia, algo ya contemplado en los estatutos del partido.

El vicepresidente ordenó, desde la celebración de la convención autonómica del PSOE del pasado 30 de enero en Zaragoza, que tanto a su equipo de La Moncloa como al resto del Gobierno eludiera el debate sucesorio. Siguió así las instrucciones de Zapatero, que ese día insistió ante sus cuadros territoriales que el proceso de reformas contra la crisis y las medidas sociales debían monopolizar los debates en 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 2011