Los trabajadores de Derbi temen seguir los pasos de Yamaha

Piden a la Generalitat que les ayude a recuperar dos modelos deslocalizados

La industria de la motos en Cataluña se disuelve. Si Yamaha anunció hace un mes que tiene intención de abandonar la planta que tiene en Palau-Solità (Vallès Occidental), los empleados de Derbi temen que sus empleos corran la misma suerte. Por eso los sindicatos se reunieron ayer con responsables del Departamento de Empresa y Empleo para intentar negociar con Piaggo el regreso de dos modelos de motos y asegurar así la continuidad de la planta de Martorelles.

A principios de año, Piaggio, actual dueño de la marca de origen catalán, trasladó a Italia la fabricación de las motos de 50 cc y de 125 cc de la marca Aprilia, que hasta entonces salían de Martorelles. La empresa, que en 2009 se comprometió a dedicar a estas instalaciones a modelos pequeños, ya adelantó en septiembre de 2010 que pretendía concentrarse en Italia. Fernando Cornejo, delegado de CC OO en Derbi, advierte de que si la deslocalización de los dos modelos es permanente, la planta vallesana fabricará 6.000 unidades menos este año, lo que pone en peligro la incorporación prevista en mayo de 33 trabajadores fijos discontinuos y pone la cuerda floja los 200 empleos de la fábrica. La previsión es que de Martorelles salgan 19.700 unidades de 50 cc y de 125 cc de diferentes marcas, como Derbi o Senda.

Más información
Piaggio cerrará la fábrica de Derbi en Martorelles

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS