Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:STEPHEN ELOP | Consejero delegado de Nokia | CiberP@ís

"La transición a Windows Phone nos llevará meses y años"

Tras el pacto con Microsoft, por el que el fabricante europeo de teléfonos adopta su sistema operativo, el patrón de la compañía defiende el cambio de orientación de una empresa que, según anunció, estaba en una situación límite

Si hay alguien a quien nadie envidia estos días en el mundillo de la telefonía móvil, ese es Stephen Elop. Este canadiense de 48 años, nuevo jefe de Nokia, se ha atrevido a reconocer en una semana lo que ningún otro mandamás de la finlandesa ha querido ver durante los últimos cuatro años: que Apple y Google se están merendado el pastel y que, de seguir así, Nokia desaparecería en poco tiempo engullida por sus competidores.

"Nuestra plataforma está en llamas". Las duras palabras de Elop en un mensaje interno la semana pasada cayeron como rocas. "No me arrepiento de haberlo escrito", reconoce a EL PAÍS durante el Congreso Mundial del Móvil. "Nuestros empleados son inteligentes y saben que tenemos muchos retos por delante", asegura.

"Para competir con Android la mejor opción era Microsoft"

"Lucharemos duro para retener a los clientes. Nuestra marca es potente"

"Nuestra cuota de mercado ha ido en la dirección equivocada"

"Es una carrera de tres: iPhone, Android y nosotros con Microsoft"

Al día siguiente anunció su remedio-bomba para reconducir la situación: una alianza con Microsoft que convierte Windows Phone 7 en el sistema operativo de referencia de Nokia. Un palo para sus Symbian, MeeGo y Ovi. En las manos de Elop está ahora el futuro del todavía mayor fabricante mundial de terminales.

Pregunta. ¿Cuánto tiempo le llevará conseguir que el acuerdo con Microsoft sea un éxito?

Respuesta. Es algo que no se podrá medir en días o semanas. Tenemos que lanzar una familia completa de productos. La transición nos llevará meses y años.

P. Pero han anunciado que este año lanzarán su primer móvil con Windows Phone 7.

R. Sentimos una presión intensa para lanzar el primer terminal este año, pero no confirmamos que esa vaya a ser la fecha final. No es un compromiso.

P. ¿Cómo afectará la alianza a Symbian, su propio sistema operativo?

R. Seguiremos invirtiendo en Symbian para asegurar la transición a Windows Phone. El salto de un sistema a otro dependerá de cuán rápido seamos capaces de sacar los primeros móviles.

P. Entonces Symbian aún no está muerto, pero lo estará.

R. Si Windows Phone es tremendamente exitoso quedarán pocos móviles Symbian. De hecho, ya estamos moviendo a ingenieros y directivos de Symbian a Windows Phone.

P. ¿No se arriesga a que Nokia ni venda teléfonos Symbian ni Windows porque aún no están listos?

R. Lucharemos duro para retener a nuestros clientes. Nuestra marca es muy potente y esperamos que esto permita defendernos.

P. ¿Ocurrirá lo mismo con MeeGo, una transición a Windows Phone?

R. Hay un grupo grande de gente trabajando en el primer móvil con MeeGo para lanzarlo este año. Luego trasladaremos ese esfuerzo en investigar las innovaciones del futuro.

P. ¿Por qué no ha funcionado MeeGo?

R. Analizamos con qué rapidez podríamos lanzar un abanico de móviles MeeGo en relación a nuestros competidores y la conclusión fue que tardaríamos más de lo deseable. Además, estudiamos el ecosistema: búsqueda, publicidad, redes sociales, juegos, música... Y concluimos que nos llevaría también bastante tiempo. Si queríamos competir con Android inmediatamente, nuestra mejor opción era Microsoft.

P. ¿Se integrará Ovi, la tienda de Nokia, con la de Microsoft?

R. Tendremos una infraestructura común para compartir todas las aplicaciones, pero continuaremos impulsando Ovi.

P. Los acuerdos de Microsoft con otros fabricantes de móviles no han ido muy bien.

R. Lo que hemos hecho con Microsoft es sustancialmente diferente de lo que han hecho otros fabricantes, que están centrándose en Android. Nuestro foco es Windows Phone. No hay comparación posible.

P. En Google dicen que "dos pavos no hacen un águila".

R. Supongo que están enfadados porque hemos escogido a Microsoft. Pero yo podría hacer otra analogía: hace 100 años dos fabricantes de bicicletas de Ohio se unieron porque decidieron que querían volar.

P. ¿Cómo va a mantener la moral en la empresa con los despidos que se planean?

R. La situación de los empleados nos preocupa. Pero hemos recibido mucho apoyo porque la estrategia ahora está clara. Los empleados de Nokia saben que la competencia ha aumentado y que nuestra cuota de mercado ha ido en la dirección equivocada. Por eso nos apoyan para tomar fuertes medidas.

P. Los sindicatos aseguran que despedirán a 6.000 empleados en Finlandia. ¿Es cierto?

R. No hemos anunciado ninguna cifra. Es cierto que tenemos que empezar las conversaciones con los sindicatos para llegar a un acuerdo. Habrá reducciones de coste, y una parte vendrá de recortes de empleo, pero otra importante vendrá de corregir ineficiencias.

P. Nokia ha perdido casi un 20% de su valor en Bolsa en los últimos días. ¿Le preocupa?

R. Reconozco que hay ambigüedad sobre cuándo saldrá el primer móvil o la transición de Symbian, pero nos moveremos lo más rápido posible para demostrar que es la estrategia correcta.

P. ¿No cree que su correo de la "plataforma en llamas" fue demasiado difícil de digerir para una compañía finlandesa?

R. En realidad fue una charla interna que di a los empleados. Hubo una reacción muy buena al mensaje y por eso lo transformamos en mensaje escrito. El hecho de que se filtrara fue desafortunado; pero no me arrepiento de haberlo escrito.

P. ¿Cuántos sistemas operativos sobrevivirán en el móvil?

R. Creo que es una carrera de tres caballos: iPhone, Android y nosotros con Microsoft. Se necesitan miles de millones de dólares de inversión para desarrollar servicios como la búsqueda, por eso creo que no habrá seis o siete plataformas.

P. Todos sus competidores han estrenado tabletas...

R. Es un mercado importante, pero con esta nueva estrategia tenemos más opciones. Podríamos lanzar una tableta con Windows o con MeeGo. Aún tenemos que decidirlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 2011