Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | Tensión en el golfo pérsico

Irán impide las manifestaciones con un fuerte despliegue policial

Las marchas se registraron en Teherán, Isfahán y Shiraz

Un enorme despliegue policial impidió ayer en Teherán la anunciada concentración reformista en memoria de los dos muertos en la protesta del pasado lunes. En diversos puntos de la capital, pequeños grupos de manifestantes intentaron expresar su descontento, pero las fuerzas de seguridad se lo impidieron. Los medios oficiales anunciaron la detención de Faezeh Hachemí, hija del expresidente Rafsanyaní, que quedó en libertad unas horas después.

"Antidisturbios y agentes de paisano tomaron las principales calles y plazas de la ciudad desde por la mañana", relató a este diario un residente que fue testigo de algunas detenciones en las proximidades de la plaza de Vali Asr. "En mi zona, no vi a ningún grupo lanzando eslóganes contra el sistema. En realidad, la gente no logró hacer una manifestación propiamente dicha y se limitó a caminar por las aceras", explicó. En su opinión, había más gente de lo normal en la calle, pero "la ciudad estaba más tranquila que el día 14".

Ese día dos jóvenes murieron durante una manifestación convocada por los dirigentes opositores Mir Hosein Musaví y Mehdi Karrubí, la primera desde hace un año. A raíz de ello, las webs de ambos hicieron un nuevo llamamiento para marcar el séptimo día de su muerte y para mostrar "un apoyo decisivo al movimiento reformista y a sus líderes".

Detención de Hachemí

El anuncio de la detención de Faezeh Hachemí supuso una confirmación indirecta del desafío reformista que los medios oficiales habían ignorado. Según la agencia estatal Irna, la exdiputada y simpatizante reformista "lanzaba eslóganes provocadores" entre los manifestantes en la avenida de Vali Asr. Fars, una agencia próxima a los Pasdarán o guardianes de la revolución, la acusó de "dirigir a un grupo de contrarrevolucionarios". Al parecer Hachemí quedó en libertad tras explicar que se encontraba en la calle para "comprar ropa".

La web reformista Rahesabz anunció la muerte de un manifestante por herida de bala en la plaza de Haft-e Tir, pero un alto funcionario lo desmintió, según la agencia Fars. "Las fuerzas del orden se han desplegado y no ha habido ningún problema destacable de seguridad", declaró el vicejefe de la policía, Ahmad Reza Radan, citado por Isna.

Kaleme, la web de Musaví, informó de que había habido concentraciones en varias partes de Teherán. La página de Karrubí, Sahamnews, aseguró que también había un fuerte despliegue policial en Isfahán y Shiraz, lo que indica que también allí hubo al menos intentos de manifestación. En otra admisión del alcance nacional de la protesta, la agencia Fars dijo que los "sediciosos", como el régimen llama a los opositores, habían intentado agruparse sin éxito en la ciudad de Mashhad, al noroeste del país

Una vez más los medios de comunicación extranjeros no recibieron autorización para seguir la protesta. Las autoridades han retirado la acreditación a periodistas locales de la agencia France Presse, Al Jazeera y The New York Times que cubrieron la manifestación del lunes sin permiso, informa Reuters.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de febrero de 2011