Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castilblanco reparte agua embotellada por contaminación en la red

El Ayuntamiento de Castilblanco de los Arroyos (Sevilla) repartió entre sus habitantes entre el sábado y ayer unos 5.000 litros de agua embotellada ante la falta de agua potable en la localidad por la contaminación en la red. Esto se ha debido a una alta concentración de aluminio detectada en el pantano de Los Molinos. El alcalde de Castilblanco de los Arroyos (5.300 habitantes), Segundo Benítez, informó de que el reparto de agua, enviada por Emasesa, empezó el sábado por la tarde y se prolongó durante toda la mañana de ayer. Para ello se estableció un punto de reparto, del que informaron a los vecinos para que pudiesen recoger el agua. El Ayuntamiento disponía para repartir ayer de 3.000 litros más de agua embotellada, que envió Aljarafesa.

Benítez señaló que "no se ha creado una excesiva alarma" en el municipio, debido a que "prácticamente el 80% de la población no consume agua del grifo". No obstante, el primer edil confirmó que el camión cisterna permanecerá en Castilblanco de los Arroyos "hasta que se restablezca el suministro de la red de abastecimiento, hasta que se solucione".

El alcalde explicó que "los motivos que han provocado esta incidencia son hasta la fecha desconocidos". El Ayuntamiento, en colaboración con personal técnico de Emasesa y la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta está elaborando un estudio que determine las causas con el fin de "volver a la normalidad lo más rápidamente posible".

El pasado viernes, el Ayuntamiento de Castilblanco de los Arroyos decretó de forma provisional la prohibición de beber y usar para las comidas el agua procedente de la red de abastecimiento, aunque sí es apta para el aseo personal y uso higiénico.

El Ayuntamiento ha denunciado en varias ocasiones que las infraestructuras de la depuradora de agua potable están obsoletas y tienen un mantenimiento precario, por lo que ha reclamado una nueva estación depuradora, algo a lo que se comprometió la delegada del Gobierno andaluz, Carmen Tovar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de febrero de 2011