Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rojo propone que los parlamentarios no puedan ejercer actividades privadas

Una veintena de diputados escribe a Bono para quejarse por el debate público

El presidente del Senado, Javier Rojo, dio ayer un enorme paso más allá en el debate sobre los llamados privilegios de los parlamentarios al proponer que los diputados y senadores tengan dedicación exclusiva.

"Todo lo que exceda de su función de parlamentario debe ser incompatible cien por cien", aseguró Rojo en el Club Internacional de Prensa. Se entiende dentro de esas funciones la participación en medios de comunicación, la publicación de libros o las conferencias. El resto, en su opinión, debería estar prohibido.

En este momento, la ley electoral es tan ambigua que prácticamente se permite que cualquier parlamentario tenga otros trabajos, con la prohibición de no contratar con administraciones públicas y con autorización expresa, pero sin que se compruebe si se cumplen realmente esos requisitos.

El presidente del Senado va más allá de la propuesta del PSOE

Los parlamentarios cuestionan que se publiquen los bienes de sus familiares

Con la propuesta de Rojo, habría en este momento 71 de los 350 diputados que tendrían que optar entre el escaño o la actividad remunerada que se les autorizó en su momento.

La importancia de la opinión de Rojo es que trasciende a una valoración personal, porque en breve tendrá que formular una propuesta conjunta con José Bono, presidente del Congreso, en una reunión de la Mesa conjunta de ambas Cámaras que aún no está convocada.

Además, ninguno de los dos grandes partidos ha propuesto llegar tan lejos en el régimen de incompatibilidades de los parlamentarios. El PP no quiere cambiarlo y el PSOE incluyó en su carta a Bono una propuesta para endurecer el régimen de incompatibilidades, pero sin más precisión. Propone que se aplique "el régimen de incompatibilidades del modo más estricto y exigente, teniendo en cuenta, a la hora de declarar eventuales compatibilidades, entre otros extremos y de modo específico, las rentas que se vayan a percibir en la actividad que se pretende compatible y el tiempo estimado de dedicación a la misma". El PP ni lo mencionaba.

El asunto ha provocado una enorme agitación entre las Cámaras, hasta el punto de que una veintena de diputados, de distintos partidos, ha remitido cartas a Bono para trasladar sus opiniones particulares. La mayoría cuestiona que se cambie el sistema y otros, en cambio, piden que limite al máximo el sistema de retribuciones. Pero en lo que coinciden es en mostrar su malestar por el debate abierto y porque se hable de privilegios de los parlamentarios. En muchos casos, se pide que se haga frente a las acusaciones y se defienda su régimen retributivo y sus condiciones económicas.

Esas cartas se unen a las opiniones individuales que están recibiendo las direcciones de los grupos parlamentarios. El martes hubo ya intervenciones en este sentido en la reunión del Grupo Socialista y se debatió ampliamente la víspera en el encuentro semanal de los portavoces del PSOE en las comisiones del Congreso. En muchos casos, se incluye explicación de situaciones como la de empresas que han cerrado desde que el interesado ocupa el escaño o un médico que explica que cuando deje la actividad parlamentaria necesita un periodo de reciclaje profesional que no está legalmente contemplado.

Fuentes parlamentarias dan por hecho que se rechazará la pretensión del PSOE de publicar el patrimonio de los familiares directos de los diputados y senadores. El propio Rojo apoyó ayer esta posibilidad, que podría incluirse también en la propuesta de Bono, pero la referida a los familiares es rechazada por muchos parlamentarios socialistas.

Es probable también que se reforme el sistema de indemnizaciones que reciben los parlamentarios al abandonar el escaño y los grupos mayoritarios apoyan la supresión del complemento de pensiones.

Otras reformas probables

- Complemento de pensiones. Se ha aplicado a 81 parlamentarios y se da por seguro que será eliminado, porque los principales partidos coinciden en suprimirlo.

- Indemnizaciones. El PSOE propone que los parlamentarios reciban al dejar el escaño dos meses por año en el escaño, siempre que no tengan trabajo y no de forma indiscriminada como ahora. Fuentes parlamentarias creen probable que se vincule al desempleo.

- Voto electrónico. El Partido Popular ha propuesto la inclusión del voto electrónico a distancia para parlamentarias en baja maternal o enfermos graves. El Congreso aprobó el martes por unanimidad una proposición no de ley de CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de febrero de 2011

Más información