Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardón reclama 184 millones a Aguirre

El problema de liquidez que atenaza al Ayuntamiento de Madrid -y que, entre otras cosas, está provocando que los proveedores cobren hasta ocho y nueve meses tarde- se aliviaría si la Comunidad le pagara lo que le debe, que asciende a 184 millones de euros. Ese es el cálculo que maneja el concejal de Hacienda, Juan Bravo, que ayer dio explicaciones a la oposición sobre la deuda en la Comisión de Hacienda. Del total, 64,5 millones proceden de convenios firmados entre las dos administraciones, sobre todo de servicios sociales de proximidad (teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de día...), pero también de escuelas infantiles, de música, escuelas de adultos, etcétera.

El otro bloque de deuda, que Bravo calificó de "estructural", corresponde a 24 millones que adeuda el Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima) en concepto de impuesto sobre bienes inmuebles y 95 millones más procedentes de impuestos y tasas, explicó. Sin embargo, son los primeros 64,5 millones los que el concejal cree que la Comunidad podría pagar antes y que a él le ayudarían a ir cancelando sus propias deudas. Con algo más de 50 millones puede pagar un mes a sus proveedores. "El año pasado una cantidad equivalente a esta me la pagaron en mayo, pero este año espero que sea antes; la propia Comunidad de Madrid ha dicho que debemos intentar que la deuda con proveedores sea lo menor posible, así que si me adelantan los pagos me ayudan a conseguirlo", señaló.

3,6 millones pendientes

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, reconoció ayer que el Gobierno regional debe dinero al Ayuntamiento, pero al mismo tiempo aseguró que el Consistorio también tiene pagos pendientes con ellos. Lo que no hizo fue precisar a cuánto ascienden. A preguntas de este periódico, un portavoz de la Consejería de Hacienda ofreció algún ejemplo. La Comunidad asegura, por ejemplo, que el Consistorio le debe 3,6 millones de euros por recibos indebidamente pagados del Ivima. El Ayuntamiento respondió ayer que no tiene problema en restar esa cantidad de los 24 millones que le reclaman ellos al Ivima.

Una de las deudas más cuantiosas es de 20 millones del Instituto de Realojamiento e Integración Social (Iris) tras el desmantelamiento de El Salobral. Sin embargo, el Consistorio aseguró ayer que la Comunidad aceptó un pago en suelo, que está actualmente "en tramitación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 2011