Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos centenares de vecinos piden la disolución del Ayuntamiento de Boadilla

Siguero es el segundo alcalde que dimite por su implicación en el 'caso Gürtel'

Algo más de 200 personas, según los convocantes, se manifestaron ayer frente al Ayuntamiento de Boadilla para exigir la disolución del Gobierno municipal, del PP, tras la segunda dimisión de un alcalde popular en dos años por su imputación en el caso Gürtel. Bajo el lema Por una política íntegra y honrada y convocada por el grupo municipal socialista y por el independiente Alternativa por Boadilla (APB), ambos en la oposición, los manifestantes clamaron por un pueblo "sin corrupción".

La protesta terminó con la lectura de un manifiesto por parte de la presidenta de la asociación de vecinos La Encina, Pilar de Lara. El portavoz de APB, Ángel Galindo, también fue muy crítico con el Gobierno municipal: "No podemos permanecer pasivos. Ya son dos los alcaldes del PP que han tenido que dimitir por estar imputados. Y todo en dos años". "Hoy Boadilla es sinónimo de corrupción y eso tiene un responsable político, el Partido Popular, al que queremos decirle que la política se debe hacer desde la integridad democrática y el respeto a los poderes del Estado, entre ellos al Poder Judicial", añadió. Pablo Nieto, portavoz del PSOE de Boadilla, personado en el caso como acusación popular, afirmó: "Más allá de simpatías, todos los vecinos rechazan los comportamientos corruptos y sienten, además, una profunda repulsa al ver cómo un municipio al que aprecian aparece como sinónimo de corrupción".

Mañana habrá pleno municipal, en el que se dará cuenta del cese de Siguero y probablemente se convoque otro para nombrar sustituto, según apuntó Galindo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de febrero de 2011