Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | Revolución democrática en Egipto

"Egipto va a explotar. El Ejército debe salvar al país"

El Baradei alerta de un estallido ante el inmovilismo - La oposición exige un Gobierno civil de transición

El discurso de Hosni Mubarak desconcertó a una oposición que esperaba un desenlace distinto. Desde su cuenta de Twitter, Mohamed el Baradei fue contundente: "Egipto va a explotar. El Ejército debe salvar al país ahora", escribió el premio Nobel de la Paz y ex director del Organismo Internacional de la Energía Atómica poco después de que el presidente egipcio pronunciara su alocución y la plaza de la Liberación estallara en ira.

Los Hermanos Musulmanes, el movimiento opositor más organizado, optaron por guardar silencio. Su portavoz, Isam al Arian, dijo a la agencia Efe que se pronunciará oficialmente hoy viernes.

Horas antes, el Ejército había anunciado que respaldaba las propuestas de los manifestantes, lo que alentó las esperanzas de los opositores. Para entonces, los diferentes grupos habían dado el paso de reunirse con todos los movimientos juveniles y aunar esfuerzos para presionar al régimen y pedir el fin de la era Mubarak. "Somos un bloque, islamistas, izquierdistas, estudiantes. Somos uno. Queremos un Gobierno temporal que disuelva el Parlamento y unas elecciones libres que nos permitan ser de verdad partidos políticos, porque ahora ninguno de nosotros es un auténtico partido político", señalaba el ex parlamentario de los Hermanos Musulmanes Mohamed el Beltegy.

El exdirector del organismo nuclear de la ONU pide un Gabinete de unidad

Los disidentes aceptan una ttela temporal de las Fuerzas Armadas

El político consideraba que el papel del Ejército debería ser "en cualquier caso, el de tomar el control solo el tiempo necesario para devolver el poder al pueblo". Aun así no se atrevía a decir con rotundidad lo que podría ocurrir tras la declaración de las Fuerzas Armadas.

De la misma opinión era el líder de la Asamblea Nacional para el Cambio, Mohamed Aboulghar. "Conocemos la historia de nuestro Ejército. El pueblo no debe temer lo que venga de ellos. Estoy seguro de que si Mubarak se va hoy, ellos tomarán el poder como parte de un Gobierno conjunto en el que tendrán que participar al menos uno o dos miembros independientes de la sociedad civil". Solo así, explicaba, sería posible iniciar una transición que esté respaldada por todos. "Vivir sin despotismo es el futuro de este país y se están sentando las bases para que eso pueda ser llevado a cabo", concluía Aboulghar, profesor de Medicina de la Universidad de El Cairo.

La mayoría de los líderes se debatían anoche entre sus deseos y sus expectativas. Resultaba difícil aventurar los que ocurriría pero la mayoría apostaba por una transición ordenada con el respaldo de la milicia. El líder del movimiento Kifaya (Basta), George Isaak, uno de los principales líderes opositores al régimen en los últimos años, manifestaba sin embargo sus dudas sobre la posición final de los militares: "Tengo mucho miedo de lo que pueda ocurrir hoy. Sé que esta noche sabremos algo, pero me da miedo pensar qué puede ser".

Hasta el momento se habían producido, según explicaba el miembro de los Hermanos Musulmanes Mohamed el Beltegy, "dos negociaciones paralelas". El político afirmaba que sería difícil ver la confluencia de dichas negociaciones. Además, consideraba que el vicepresidente, Omar Suleimán, había estado intentando solo ganar tiempo. "Es el momento de tomar decisiones y la primera debe ser que el presidente Mubarak se vaya".

Pero eso sería, según el ex parlamentario Osama el Ghazaly, solo el primer paso del cambio. El activista, en contacto permanente con el líder opositor Mohamed el Baradei, señalaba: "Puedo afirmar tanto en mi nombre como en el suyo que la salida de Mubarak debe ser solo un principio para el fin de un régimen corrupto desde la cabeza hasta la cola. No estamos hablando de personas, sino de un régimen que debe ser eliminado por completo".

El propio El Baradei detalló ayer su plan de sucesión al diario austriaco Die Presse, informa France Presse: un triunvirato presidencial y un Gobierno provisional de unidad hasta la convocatoria de elecciones. "El líder del régimen debe dejar lugar a un consejo presidencial formado por tres personas y un Gobierno de unidad nacional compuesto por expertos creíbles", declara el premio Nobel de la Paz, que propone "elecciones libres y democráticas" tras "un periodo transitorio de un año", durante el cual se redactaría una "Constitución transitoria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011