Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta regula la educación a distancia y abre la puerta al cobro a los alumnos

Un nuevo instituto coordinará los estudios no presenciales en Andalucía

La Consejería de Educación está ultimando la regulación de las enseñanzas a distancia en la comunidad, que hasta ahora se han estado ofertando de manera casi experimental en Andalucía. La consejería presentó ayer el borrador del decreto que regulará las modalidades de educación a distancia y la semipresencial en el caso de la Formación Profesional Inicial, la Educación Permanente de Personas Adultas, de Idiomas y Deportivas. La Junta tiene previsto crear un instituto de enseñanzas a distancia que se encargará de coordinar este tipo de formación y del que dependerán todos los alumnos de Andalucía que quieran estudiar a través de este sistema. Además, también se abre la puerta a que la Junta cobre por este tipo de estudios.

Los estudiantes con un buen expediente no pagarán las tasas

El decreto presentado ayer ya incorpora el pago por la enseñanza: "El alumnado matriculado en las enseñanzas impartidas en la modalidad a distancia (...) contribuirá al coste de las mismas mediante el abono de los precios que se determinen para cada enseñanza".

Estas tasas tendrán la consideración de precios públicos y la consejería incluirá bonificaciones. Por ejemplo, no tendrán que pagar aquellos estudiantes que estén "en situación de dificultad social extrema o riesgo de exclusión" o los menores de 16 años que "por razones judiciales o de enfermedad no pueda asistir a centros docentes ordinarios durante periodos prolongados". Además, no tendrá que abonar la matrícula "el alumnado con buen rendimiento académico".

Según señaló ayer la Consejería de Educación, el cobro por estos estudios, que hasta ahora no existía, está fundamentalmente pensado para el caso de los idiomas que se impartirán a distancia y para algunas modalidades de Formación Profesional. Sin embargo, Educación sostuvo que todavía no está cerrado en qué casos se impondrán las tasas. El precio que se fijará -que, según Educación, no será desorbitado- pretende tener un efecto disuasorio. A la consejería le preocupa que determinadas enseñanzas puedan tener una demanda excesiva y que muchos de los que se matriculen no muestren luego un interés real. El decreto también establece que solo podrán beneficiarse los alumnos andaluces.

Unos 77.600 alumnos estudian en este momento en la modalidad de semipresencial (ESO, Bachillerato de Ciencias y Tecnología y Humanidades y Ciencias Sociales para adultos y un ciclo de FP experimental) y a distancia. La mayoría lo hace de forma semipresencial (asisten solo al 40% de las clases) y su media de edad oscila entre los 20 y 25 años. En el caso de las enseñanzas a distancia, el alumnado tiene mayoritariamente entre 25 y 30 años.

El consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, sostuvo ayer que este nuevo decreto pretende ofrecer una segunda oportunidad a los alumnos que dejaron los estudios de forma prematura. Unos 276.000 chicos andaluces están dentro del grupo del denominado abandono prematuro. Es decir, tienen entre 18 y 24 años y no disponen de formación al margen de la obligatoria. Lo que busca la consejería es facilitar a estas personas que puedan retomar los estudios y adquieran un mayor nivel de formación.

Otra de los aspectos que la Junta pretende reforzar en las enseñanzas a distancia son los contenidos digitales para la formación en línea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011