Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jóvenes internautas llaman a la movilización en varios países del Golfo

Una página de Facebook que llama a la "rebelión" en Bahréin a partir del 14 de febrero, siguiendo la estela de otras iniciativas similares en la región del golfo Pérsico, congregó ayer a más de 6.000 seguidores.

"Tienen la oportunidad de abrir la vía a reformas políticas y sociales, al calor de los cambios en curso en Oriente Medio. Todos vamos a exigir el 14 de febrero: 'El pueblo quiere una reforma del régimen", reza el texto puesto en línea en la red social.

Como los internautas de otros países árabes, los ciudadanos de Bahréin reclaman en su texto que el Gobierno resuelva el problema del desempleo y aumente los salarios.

También piden al Ejecutivo "poner fin a su política de naturalización". La oposición chií acusa a las autoridades de otorgar la nacionalidad a residentes suníes para modificar la estructura confesional del país.

En su texto, los convocantes enumeran en total 14 reivindicaciones, entre ellas, la liberación de presos políticos, una reforma del sistema judicial o el fin de la tortura y de las violaciones de los derechos humanos.

Asimismo, exigen la dimisión del primer ministro, jeque Jalifa ben Salman Al Jalifa, "en el cargo desde hace 40 años"; la disolución del Parlamento, y una enmienda constitucional para que exista una participación popular en la gestión de Bahréin, país con mayoría chií pero gobernado por una dinastía suní.

La convocatoria de Bahréin se produce dos semanas después de una inusual protesta en Riad, la capital de Arabia Saudí, que tuvo lugar una semana después del lanzamiento en Facebook de una página en la que activistas saudíes exigían más empleos y responsabilidad política a las autoridades del primer exportador mundial de petróleo.

En Emiratos Árabes Unidos, donde la opinión pública es casi inexistente, hay peticiones de renovación en el consejo asesor del Gobierno, de 40 miembros. "Habrá presiones en el Golfo a favor de reformas en cuestiones como la corrupción, los abusos de poder y una voz mayor para la sociedad civil", dijo a la agencia Reuters Mustafa Alani, analista regional en el Centro de Investigaciones del Golfo, en Dubái. "Los sucesos de Túnez podrían volver a estas familias dominantes un poco más flexibles ante el viento", agregó.

Sin embargo, Alani cree que los reclamos de cambio no incluirán la caída de unos regímenes basados en las tribus. "Esta es una línea roja, porque, simplemente, no existen alternativas", acotó.

Mientras, un grupo kuwaití autodenominado La Quinta Cerca utiliza Twitter para convocar a rebelarse contra las "prácticas antidemocráticas" del Gobierno, acusado por la oposición parlamentaria de abusos fiscales e intentos de restringir las libertades políticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2011