Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Batalla por el liderazgo en la Red

Reina de la 'blogosfera' y gran dama de la izquierda

Arianna Huffington, una incisiva creadora de opinión, protagoniza una de las grandes operaciones mediáticas

Arianna Stassinopoulos se deshizo de su apellido de nacimiento vía matrimonio y decidió seguir portando el de su ex marido tras el divorcio porque confiesa que estaba cansada de tener que deletrear continuamente el que heredó de su padre. Arianna Huffington, escritora y gran dama de la izquierda política norteamericana, no ha conseguido, sin embargo -a propósito o tozudez del sello que imprimen las lenguas- deshacerse de su acento griego -muy marcado- a pesar de llevar fuera de su país de origen más de cuatro décadas.

Ateniense de 60 años, la reina de la blogosfera y tertuliana habitual en los programas de debate político no siempre estuvo en el lado izquierdo de la balanza. De hecho, su militancia en el liberalismo comenzó casi cuando acababa la década de los noventa.

Cada semana, la 'comandante' de Internet dirige un programa de radio

Ha celebrado la compra de su web con champán y galletas griegas

Entonces, Huffington se opuso con fiereza a la intervención de EE UU en Yugoslavia, como luego se opuso a la de Afganistán e Irak -sobre la actual secretaria de Estado norteamericana Huffington dijo en una ocasión en su blog: "En el infierno hay un lugar especial reservado para quienes pudieron haber hecho algo para detener la guerra y no lo hicieron, y entre ellos se encuentra Hillary Clinton"-.

Hija de Elli y Konstantinos -periodista y resistente contra la ocupación nazi de Grecia-, a los 16 años Huffington se trasladó a Inglaterra para estudiar en Cambridge, donde se graduó en economía y se convirtió en presidenta de la Cambridge Union Society, siendo la tercera mujer en alcanzar ese cargo. Los años ochenta fueron la época en la que esta demócrata convertida llegó a Estados Unidos. En 1985 conoció al multimillonario Michael Huffington, amigo de la familia Bush, con negocios en la industria petrolera y congresista de la Cámara de Representantes de EE UU. Huffington -marido- nunca logró llegar al Senado. Como Huffington -Arianna- no consiguió éxito alguno en su campaña como independiente para arrebatarle la silla de gobernador de California a Arnold Schwarzenegger. Huffington definió su batalla contra el actor como la de "un híbrido contra un Hammer", en referencia a su propiedad de un coche ecológico frente al mastodóntico todoterreno de Governator.

Su matrimonio con Huffington duró poco más de diez años. La pareja, que tiene dos hijas adolescentes, se divorció en 1997. En 1998, Michael Huffington anunciaba su bisexualidad y desde entonces es un activo miembro del movimiento pro lesbianas, gais, transexuales y bisexuales (LGTB).

Su pasión por el debate político se forjó ya en sus años británicos, cuando participaba en la BBC -tanto en radio como en televisión- en programas como Any Questions? o Face The Music. En Estados Unidos, las apariciones televisivas de Huffington no son solo como creadora de opinión, incisiva e inteligente, sino incluso como actriz, habiendo participado en la serie sobre la relación de un grupo de amigas lesbianas The L Word. Pero, en general, Huffington se representa a sí misma en la ficción -en noviembre pasado en Family Guy-. En el mundo real, cada semana, la

comandante griega de Internet dirige el programa de radio Both Sides junto a la comentarista política conservadora Mary Matalin.

The Huffington Post ha dado nombre, relevancia y fortuna a esta inmigrante orgullosa de sus raíces -"mi acento es parte de mi identidad, Estados Unidos es un país de inmigrantes"-. Pero antes del HuffPost existió Ariannaonline.com. Y antes, Resignation.com, sitio a través del que esta mujer exigía la dimisión del entonces presidente Bill Clinton. Ayer, Arianna Huffington anunciaba a través de su activa cuenta de Twitter que estaba celebrando con "champán y galletas griegas" la compra millonaria de su página web por AOL.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2011