Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hosteleros achacan a la ley antitabaco pérdidas del 23%

En una taberna irlandesa de la plaza de la Puerta Cerrada de Madrid, la camarera aporta una anécdota ilustrativa de cómo puede afectar la ley antitabaco al día a día en su negocio. Tiene un cliente, un profesor de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. "Antes venía después del trabajo para tomar dos cañas mientras fumaba un cigarrillo", explica. "Pero desde enero su estancia en el bar es más corta. Sin la posibilidad de fumar, solo toma una caña y se va. O sea, la mitad de facturación".

Muchos bares aseguran que sí se nota que la caja ha bajado desde la entrada en vigor de la ley. Aunque la percepción de la incidencia varía. Una encuesta sobre el impacto de la ley antitabaco en la hostelería de la Comunidad de Madrid señala que la ley antitabaco ha perjudicado al 82% de los bares, restaurantes y locales de ocio nocturno. El estudio, elaborado por la Viña, una asociación que agrupa a varios miles de empresarios hosteleros de toda la región, afirma que la bajada media de facturación en enero se sitúa en el 23% con respecto a enero del año pasado. Se trata de una encuesta realizada a partir de las estimaciones de los hosteleros. A la pregunta de "¿en este mes de enero, en comparación con el pasado mes de enero de 2010, su facturación ha sido mayor, menor o igual?", el 82% de los propietarios respondió que menor. Se pedía, además, que estimaran qué parte de la bajada correspondía a la crisis y qué parte a la prohibición de fumar.La asociación mandó la encuesta a 3.000 miembros. Casi todos respondieron, aunque algunos fueron descartados "por falta de rigor". La muestra final la componen, según la Viña, unas 2.700 contestaciones.

Por tipos de local, los restaurantes son, según la encuesta, los más perjudicados por la nueva norma. Un 88% de estos establecimientos dice que en enero su caja ha bajado un 20% respecto al mismo periodo del año anterior. Les siguen los bares de copas, con una reducción del 25% en el 78% de los pubs, mientras que el 75% de los bares, cafeterías y cervecerías culpa a la ley antitabaco de que su facturación se haya reducido en un 28%.

Iván, del bar Lamiak, en el barrio de La Latina, admite que "este enero ha sido más bajo que el del año pasado". Pero cree que es demasiado temprano para opinar sobre los efectos de la nueva ley. Los grandes problemas de la norma "están por venir", y añade: "Ya veremos en verano cómo está la cosa". En la calle de la Cava Baja las aceras son muy estrechas y la ordenanza municipal no permite instalar terrazas. Iván teme que la gente opte por otros bares con terraza o que la gente saque las bebidas a la calle: "Está prohibido llevar las consumiciones fuera, pero es difícil controlar a la clientela. Si la policía pilla a alguien fuera pueden multar al bar con hasta 30.000 euros".

Madrid es la comunidad con más quejas por incumplimiento de la ley antitabaco, según la asociación de consumidores Facua. Durante el mes de enero la asociación recibió un total de 314. La Consejería de Sanidad informó de que está tramitando 39 denuncias de particulares y una colectiva que agrupa a 117 quejas.

En la cafetería Lorena Oss, en la plaza de la Cebada, el encargado dice que la prohibición de fumar ha reducido su facturación en un 50%. "Mis clientes son trabajadores de las oficinas", cuenta. "Lo que quieren es fumar su cigarrillo y tomar su café, pero lo fundamental es el cigarrillo". En la misma plaza, sin embargo, uno de los camareros del bar Diamante admite que la caja ha bajado, aunque matiza: "Un poco por la ley antitabaco, un poco por la crisis".

Un portavoz del Ministerio de Sanidad aseguró ayer que, con los datos de paro del mes de enero, la ley no ha tenido ningún impacto en el sector de la hostelería. Y añadió que "aún es pronto para hacer valoraciones".

Según el estudio de La Viña, uno de cada tres bares asegura que ha reducido la plantilla desde la entrada en vigor de la ley. Aunque la pregunta -"¿Su plantilla de trabajadores durante este mes de enero ha aumentado, disminuido, o permanece igual?"- no especifica con respecto a qué periodo. Hay que tener en cuenta que la campaña de Navidad genera unos 6.000 empleos temporales en los sectores de la hostelería y el comercio en España.

Muchos dueños de bares apuntaban ayer que es difícil distinguir si la caída se debe a la nueva norma, a la crisis o a la cuesta de enero. Es el caso de la taberna irlandesa La Fontanilla, en la zona de los Austrias. Mihaela, su camarera, dice que enero sí se ha notado más flojo pero que es difícil explicar por qué. "Con la crisis, y la cuesta de enero, ¿quién sabe? Puede ser el tabaco, ¿por qué no?". Una opinión que comparte Eduardo, uno de los camareros de la cafetería El Diamante en la calle de Toledo: "Se nota un pelín, hay gente que viene con menos frecuencia, pero es difícil saber si es por la crisis o por la prohibición de fumar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011