Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo sistema solar a 2.000 años luz de distancia

El telescopio 'Kepler' encuentra cinco posibles planetas tipo Tierra

Kepler-11 es una estrella parecida al Sol, situada a unos 2.000 años luz de la Tierra, y a su alrededor se ha descubierto un sistema solar con seis planetas, cinco de ellos pequeños. Los astrónomos han podido determinar sus órbitas y sus masas, sus posiciones alrededor del astro e incluso su composición. Hasta ahora, desde que se descubrió el primer exoplaneta, en 1995, se han hallado más de 520 de estos objetos celestes.

La NASA, a la vez, ha presentado 1.235 nuevos posibles planetas extraoslares, "candidatos" pendienes de confirmación, descubiertos con el mismo telescopio, el Kepler, cinco de ellos de tamaño más o menos al de la Tierra y situados en la llamada zona de habitabilidad, es decir, a una distancia de su estrella en que la que podrían tener agua líquida.

Se han hallado ya más de 520 cuerpos en órbita de otros astros

A la espera de que se confirmen estos otros planetas, en la revista Nature los científicos hoy solo hacen referencia al conjunto Kepler-11. Se trata del mayor sistema planetario extrasolar descubierto hasta ahora por la técnica del tránsito, es decir, midiendo la ligerísima atenuación de la luz de una estrella cuando un planeta se cruza en la línea de visión desde la Tierra. "El único sistema plenamente comprobado de múltiples planetas identificados por tránsito hasta ahora era Kepler-9, con dos plantas gigantes y uno de solo 1,6 radios terrestres", destacan los científicos.

Los cinco planetas pequeños de Kepler-11 completan una órbita en menos de 50 días (10 días la más corta y 47 la más larga) y están todos ellos muy cerca de la estrella. Por su masa, los cinco más pequeños se sitúan entre 2,3 y 13,5 veces la terrestre y del sexto, que tarda 118 días en cumplir una vuelta alrededor de la estrella, no se ha podido aún determinar la masa, pero es 300 veces superior a la de la Tierra. En cuanto al radio, el más pequeño es casi el doble del terrestre y el mayor, 4,5 veces.

"Parece que los dos más internos [los más cercano a la estrella] pueden estar formados sobre todo de agua helada con tal vez una leve piel gaseosa, de hidrógeno y helio, como minineptunos", dice el científico Jonathan Fortney. "Los otros tienen densidades inferiores al agua, lo que parece indicar atmósferas de hidrógeno-helio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 2011