Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrasburgo pide que no se expulse por ahora a los saharauis

El tribunal europeo estudiará los recursos de los solicitantes de asilo

El caso de los solicitantes de asilo saharauis que llegaron en patera el pasado 5 de enero a una playa de Fuerteventura se ha convertido en un auténtico embrollo legal. Después de que el Gobierno denegara tramitar la petición de 17 de ellos, la Policía estuviera a punto de embarcarlos en un avión, la Audiencia Nacional lo paralizara y días más tarde el mismo tribunal decidiera que todos salvo uno sí podían ser expulsados, la Corte Europea de Derechos Humanos ha pedido al Gobierno español que, por el momento, y hasta que estudie los casos, no regresen a Marruecos. Un portavoz del Ministerio del Interior afirma que el Ejecutivo seguirá las directrices del tribunal europeo.

El tribunal de Estrasburgo invoca el artículo 39 del reglamento de la corte, que se refiere a "un riesgo inminente de daño irreparable" que suponga una amenaza contra la vida o malos tratos. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), organización que lleva la defensa de los saharauis, señala que es la primera vez que la corte acepta una petición suya de este tipo.

Fueron 22 las personas que llegaron a la isla de Fuerteventura a principios de enero pidiendo asilo. Alegaban estar siendo perseguidas por las autoridades marroquíes por su participación en el campamento de protesta de Agdaym Izik. El Gobierno solo admitió a trámite la solicitud de cinco de ellos, que están ahora en libertad y tienen un permiso de estancia temporal en España hasta que se decida si finalmente se les concede la condición de refugiados.

De los 17 restantes, todos salvo uno pidieron el reexamen de su petición, la Oficina de Asilo y Refugio no cambió de opinión y recurrieron ante la Audiencia Nacional, que finalmente no aceptó paralizar la expulsión como medida cautelar salvo en uno de los casos. Los 15 rechazados recurrieron a Estrasburgo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2011