Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe anuncia el fin de la huelga de celo de los maquinistas de Rodalies

La Generalitat amenaza a la operadora con revisar el convenio en 2012

Renfe y el sindicato mayoritario entre los maquinistas de Rodalies, Semaf, firmaron la paz ayer a última hora. La operadora envió un comunicado, pasadas las diez de la noche, en el que anunciaba que los trabajadores habían cedido al pulso y el servicio quedaba reestablecido con normalidad. El conflicto que mantenían por los nuevos turnos, que los maquinistas consideraban mal organizados, afectó durante cuatro días a más de 370.000 catalanes, que tuvieron que soportar graves retrasos en el servicio de Rodalies porque los trabajadores iniciaron una huelga de celo. Según la operadora, finalmente se implantarán turnos que garantizan la "productividad", aunque no explicó si ofreció concesiones a los sindicalistas, que al cierre de esta edición no se habían pronunciado.

El Gobierno, al que la oposición criticó duramente por considerar que se había desentendido de la crisis, amenazó ayer a Renfe con retirar la concesión. "Si no es capaz de dar un servicio como Cataluña se merece, habrá que poner sobre la mesa buscar otro operador que pueda hacerlo", lanzó por la mañana la vicepresidenta del Gobierno, Joana Ortega.

A pesar de quedar apaciguada la situación, el melón ya se ha abierto. ¿Es Renfe la mejor opción para Rodalies? La Generalitat podría optar por cambiar de operador a partir de 2012. Sin embargo, no hay garantías de que supusiera mejoras en los principales problemas. El conflicto laboral seguiría, porque la empresa que se quedara la concesión estaría obligada a asumir toda la plantilla actual y su convenio. En cuanto a las averías, habituales en las líneas catalanas, la mayoría se producen en catenarias y vías, que son propiedad del Adif y, por tanto, del Estado.

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder, criticó la actitud de los trabajadores, que comparó con la de los controladores aéreos. Con Renfe, recordó, tienen un compromiso hasta 2012. Después, habrá que firmar un nuevo convenio. Este acuerdo ya está escrito, pero tras el conflicto se revisarán sus cláusulas.

Un gráfico, la clave del conflicto

- El desencuentro entre maquinistas y Renfe tiene un elemento clave: el gráfico, la tabla de turnos de los trabajadores.

- Sindicatos y empresa debían negociar un nuevo gráfico para 2011. Renfe asegura que presentó tres propuestas: la primera implicaba que 108 maquinistas de los 500 de Rodalies pasarían cada día la noche en hoteles, porque su último servicio terminaría lejos de Barcelona. Los trabajadores la rechazaron.

- Renfe presentó dos opciones que reducían las pernoctaciones a entre 27 y 30 trabajadores por día. A cambio, los turnos quedan menos comprimidos, son más largos y varían los descansos. Los maquinistas denuncian que hay muchas horas muertas sin retribuir y que para dar un servicio puntual, si hay un incidente, deben renunciar a su descanso, algo ilegal por seguridad.

- Los maquinistas plantearon su propuesta: un gráfico con 30 pernoctaciones, compresión de turnos y los descansos antiguos. Una cuadratura del círculo que exige 50 empleados más.

- Renfe se negó a aplicarlo por "poco productivo" e impuso uno de sus gráficos. Ayer anunció que había ganado el pulso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 2011

Más información