Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo pone coto al turismo sanitario

Las exhaustas arcas públicas españolas recibieron ayer un ahorro estimado por el Gobierno en unos 2.000 millones de euros al año. El Parlamento Europeo aprobó la directiva que acota el turismo sanitario, el practicado por algunos europeos para recibir en otros países tratamientos médicos a la carta. La iniciativa no afecta a la atención de emergencia en el exterior, que aún correrá a cargo del Estado de afiliación del viajero.

La directiva (que estaría vigente en 2013) establece que un europeo podrá seguir siendo atendido médicamente en el exterior y reembolsado a su vuelta hasta el tope que hubiese supuesto el mismo tratamiento en su país, aunque con limitaciones: deberá contar con la autorización previa de su país si lo que necesita son tratamientos complejos.

Lo aprobado ayer recorta el plan inicial de la Comisión, que tenía más manga ancha y contra la que se habían alzado países que, como España, reciben muchos viajeros entre los que se camuflaban turistas sanitarios, tienen numerosos jubilados de otros países u ofrecen una atención gratis total.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2011