Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Fume en su casa

Al principio de vuestra llamada me dije: "Qué fácil escribir algo acerca de la ley antitabaco, va a estar chupado. Yo, que soy antitabaco, hablar de la ley va a ser fácil". Pues me he dado cuenta de que no. Que por las noticias que he escuchado y las que oiremos va a ser muy difícil convencer "al rebelde españolito-españolita" de que el tabaco perjudica seriamente la salud. Ya llevamos unos años leyendo la publicidad en las cajetillas. El fumar "perjudica seriamente la salud; el tabaco puede producir cáncer; el tabaco mata, etcétera, etcétera". Soy antitabaco, por tanto, apoyo la ley; estoy escuchando barbaridades en algunos medios de televisión, que "esto es una dictadura", que "la ley hay que derogarla" y que etcétera, etcétera... Pienso que a lo mejor habría que explicar más, sobre todo, lo nocivo que es el tabaco para el fumador pasivo. Algunos dirán que si los humos, que los pesticidas y las fumatas de las fábricas son también nocivas. Bueno, y qué. Hay que poner remedio a lo que perjudica al ciudadano y en este caso la cantidad de ciudadanos que sufren cáncer siendo fumadores pasivos, o sea, que no fuman, es enorme. Por tanto, repito, probablemente hay que explicar los perjuicios del tabaco y explicar, por tanto, mejor la ley. Pero a mí me parece que el pueblo al final lo entenderá, pues, contrario a lo que he oído, nuestro caso es al revés. Salimos de una dictadura para entrar en una democracia y nos llevamos muy bien, claro que todo esto sin decir -pues casi me he olvidado- que a mí me quitaron un pulmón por fumador, o sea, por el tabaco.

Mi consejo es que no se fume en lugares públicos. Primero, porque hay una ley; y segundo, porque perjudica a los no fumadores. Pero en definitiva el que quiera fumar -y por tanto quiera perjudicar a los que no fuman- que fume en su casa, al lado de su mujer, sus hijos, sus nietos. O sea, que si quiere, que perjudique a su familia. Gracias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 2011