Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es un mazazo para el movimiento homosexual"

La Federación de Lesbianas y Gays califica de "torpeza" la multa al colectivo

Un día después de conocerse la apertura, el pasado viernes, del expediente al colectivo homosexual por el ruido provocado en las celebraciones del Orgullo del pasado mes de julio, el presidente de la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Toni Poveda, ha lamentado esta acción del Ayuntamiento, que califica de "torpeza", y habla de la "profunda indignación" que sienten.

El Ayuntamiento de Madrid ha comunicado a los organizadores de la fiesta del Orgullo Gay la apertura de un expediente por superar los niveles de ruido permitido, además con reincidencia, y les ha impuesto una sanción de 35.000 euros. Según la Concejalía de Medio Ambiente, ellos se han limitado a dar trámite a una denuncia de una asociación de vecinos de Chueca, y el expediente está dirigido a "las entidades que explotan mercantilmente" las fiestas del Orgullo.

"No lo entendemos", replica Poveda. "En las fiestas de 2010 tomamos la iniciativa para hacer un Orgullo más sostenible, hicimos un esfuerzo que no ha hecho ninguna otra organización de actos festivos en Madrid". El presidente de la FELGTB afirma que incluso este año se "autorregularon" para intentar minimizar las molestias y, aparte del pregón, suprimieron las actuaciones en Vázquez de Mella para no molestar a los mayores que viven en una residencia de la plaza.

"Somos el movimiento social que más revierte a Madrid. Gracias a la fiesta del Orgullo los hosteleros y los hoteles de Madrid se llenan al 100%. Tenemos la celebración más importante de Europa", reitera Poveda, que sostiene que incluso el año pasado los voluntarios de la organización pusieron filtros en la zona de Chueca para evitar que se realizara botellón.

El colectivo gay ha solicitado una entrevista urgente con el alcalde para intentar solucionar el asunto. Y recuerdan que incluso Alberto Ruiz-Gallardón les felicitó por el esfuerzo realizado. La opinión sobre la concejal de Medio Ambiente, Ana Botella, no es tan positiva. "Creemos que tiene un transfondo homófobo. Ni siquiera ha aparecido en las reuniones que hemos tenido con su Concejalía".

Con vistas al futuro, el presidente de la FELGTB muestra dudas: "Esperemos que no sea así, pero la fiesta del Orgullo puede correr peligro. Casi no recibimos ayudas para organizarla y este es un mazazo importante".

El candidato socialista al Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, declaró ayer que llama la atención que en 2009 hubo 70.000 denuncias relacionadas con el ruido por parte de la Policía Municipal y solo 1.171 han tenido sanción. "Debe ser casual, y no arbitraria, la sanción al Orgullo", aseguró. "El equipo de gobierno del Ayuntamiento no ha tenido en cuenta muchas de estas denuncias. Es curioso que sí se haya abierto un expediente al colectivo gay".

Lissavetzky considera que el Colectivo de Gays y Lesbianas de Madrid (Cogam) hizo un esfuerzo para compatibilizar la fiesta con el respeto al medio ambiente y el ruido. "El Orgullo es un referente mundial y los organizadores extremaron el diálogo con los vecinos y el Ayuntamiento. De ahí la extrañeza por la sanción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 2011