Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más ingresos hospitalarios

Varios estudios recientes se han ocupado del efecto que tienen las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras en la salud. Uno de los últimos, financiado por el Instituto de Salud Carlos III y publicado en febrero de 2010 en el International Journal of Environmental Health Research, demostró que los niveles altos de contaminación por PM2,5 en Madrid estaban relacionados con los aumentos de los ingresos hospitalarios.

Los autores, Cristina Linares y Julio Díaz, del Instituto de Salud Carlos III, recogieron el número total de ingresos por urgencias en el hospital Gregorio Marañón entre el 1 de enero de 2003 y el 31 de diciembre de 2005, descontando los traumatismos y los partos. Para el mismo periodo consultaron los datos de contaminación de la red del Ayuntamiento de Madrid. Utilizaron las concentraciones medias diarias de varios contaminantes: PM2,5, PM10, dióxido de nigrógeno, ozono, etc. Además, analizaron las concentraciones de polen, el ruido, las epidemias de gripe...

De entre todas las variables, el PM2,5 fue el único contaminante primario que mostró "una asociación estadística" con los ingresos hospitalarios en Madrid, según concluye el trabajo. La correlación aparece para la variable de todas las causas y para las específicas de enfermedades circulatorias y respiratorias. En ambos casos, el aumento de los ingresos coincidió en el mismo día del incremento de la contaminación por partículas, lo que indica "una respuesta biológica inmediata del cuerpo humano a la exposición a PM2,5".

El estudio asegura que el valor máximo anual recomendado por la OMS se dobló en Madrid en el periodo estudiado, por lo que "la asociación entre PM2,5 y las enfermedades cardiovasculares era de esperar". Los resultados, afirman los autores, "sirven para subrayar la necesidad de adoptar medidas encaminadas a reducir las concentraciones de este contaminante en Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de enero de 2011