Reportaje:Menú creativo para tiempos de crisis

Un año de ambiciones e incógnitas

El Tintín de Spielberg, una gran retrospectiva de Antonio López y las esperadas novelas de Marsé, Marías y Murakami serán algunos hitos culturales de 2011

La felicitación de año nuevo del Museo Reina Sofía para este 2011 es obra de la artista Dora García, que representará en junio a España en la Bienal de Venecia. Afirma: "No importa". Y parece querer decir: "Mejor no tomarse a la tremenda lo malo que muy probablemente nos depara el año nuevo". Puede que, como aseguró cierto ministro italiano en el viejo 2010, la cultura (La Divina Comedia, más concretamente) no dé de comer, pero al menos acompaña los pesares. Lo que sigue es un resumen de lo más destacado de tendencias, personajes, estrenos, giras, exposiciones y demás alimentos espirituales para los próximos 12 meses.

CINE Más Torrente y Almodóvar

El quejoso cine español podría encontrar en 2011 un buen momento para olvidar alguno de sus eternos males. No solo celebrará el 25º aniversario de sus premios, los Goya, sino que llegarán a la cartelera las nuevas películas de algunos de sus favoritos. Torrente 4 se estrenará en marzo, esta "obra cumbre del cine chusco" (como reza su audaz publicidad) llegará en "sobrecogedor 3D" para ver en toda su dimensión no solo al popular policía madrileño, sino al Kun Agüero o a Belén Esteban, algunas de sus estrellas invitadas. Pedro Almodóvar también estrenará este año, aunque no será una comedia ni un melodrama, sino una película de terror, eso sí, "sin sustos", según ha explicado el cineasta de un filme que supone su reencuentro después de más de dos décadas con Antonio Banderas. La piel que habito, con Elena Anaya y Marisa Paredes en el reparto, llegará a los cines europeos en octubre. Además, será el año de Intruders, el thriller que ha rodado Juan Carlos Fresnadillo con Clive Owen como protagonista, y el de Chico y Rita, la película de animación de Javier Mariscal y Fernando Trueba. Icíar Bollaín es, con También la lluvia, la candidata de la Academia española a unos Oscar que presumiblemente escenificarán el choque entre un drama de nuestros tiempos (La red social) y el de otros (El discurso del rey). Steven Spielberg invadirá las salas de todo el planeta con Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio, y Terence Malick llegará previsiblemente -y con un año de retraso para los ambiciosos deseos del festival francés- a la Gran Sala Lumière de Cannes, donde seguro habrá cola para ver El árbol de la vida, con Sean Penn y Brad Pitt.

ÓPERA Y CLÁSICA La marca Mortier

Gustavo Adolfo Dudamel abre el año en enero en Madrid con la Orquesta Sinfónica de Los Ángeles, que dirige como titular desde hace un año. Una de las citas de 2011. También en la capital, cerrará la temporada operística el San Francisco de Asís, una producción propia del Real que lleva el sello de la marca Mortier, y que se hará en el nada operístico recinto de la Caja Mágica.

Asimismo, será interesante el Parsifal de Wagner en el Teatre del Liceu, con un montaje de Claus Guth. En el Festival de Lucerna, la gran cita sinfónica del mundo, debuta el joven pianista español Javier Perianes con Zubin Metha.

HISTORIA Es la guerra

La sangre ajena nunca está en crisis. Por un lado, la II Guerra Mundial lleva años convertida en la reina de la historia; por otro, la propia idea de conflicto armado -caliente o frío, global o regional- es un filón. De lo particular a lo general, Noam Chomsky y el historiador israelí Ilan Pappé publicarán Gaza en crisis (Taurus), mientras Anthony Pagden recorrerá "2.500 años de conflicto entre Oriente y Occidente" en Mundos en guerra (RBA). Por su parte, Sebastian Junger desembarca con Guerra (Crítica), para cuya escritura el ensayista estadounidense convivió más de un año con un pelotón de soldados de su país en Afganistán. Precisamente, a los tesoros del Museo Nacional de ese país dedicará el Museo Británico en primavera una de sus grandes exposiciones del año: Afganistán: cruce de caminos del mundo antiguo . Y del moderno. Por la vía pacífica, 2011 celebrará los 300 años de la Fundación de la Biblioteca Nacional y preparará el bicentenario de las Cortes y la Constitución de Cádiz de 1812. Dos pistas para la convivencia.

TEATRO Gran escena, mal momento

El fenómeno apareció en 2010 y se consolidará abiertamente en 2011. Las artes escénicas, y fundamentalmente el teatro, viven su peor crisis en su mejor momento. Los teatros están abarrotados, los espectáculos han fidelizado a su público como antes no había ocurrido, pero los Ayuntamientos, de los que dependen los espacios escénicos donde se representan las funciones, se quedan el dinero de la taquilla que pertenece a las compañías, desde las más humildes hasta las que abordan sólidas superproducciones. Todas están con el agua al cuello. De ahí que para 2011 es fácil predecir que algunos grupos morirán pese al éxito, y los que sobrevivan irán a la búsqueda y captura de obras de pequeño formato, con pocos actores, surgirán más monólogos y aparecerán, más que nunca, escenografías minimalistas. Aunque el creativo teatro alternativo, como peor ya no puede estar, seguirá con sus originales fórmulas de supervivencia.

La ventaja: el teatro de texto vivirá una época dorada y los buenos actores serán reclamados y tendrán trabajo. Aunque si las Administraciones públicas no lo impiden, las pasarán canutas, porque todo hace pensar que ha nacido un nuevo paradigma que nunca se había dado desde el nacimiento del teatro en la Grecia clásica: los políticos van a vivir de los cómicos, cuando las leyes universales de la naturaleza siempre han marcado que fuera al revés.

DANZA Relevo en la CND

Dentro del escuálido y menguante panorama de la danza y el ballet españoles, destacan un nombre y una fecha: José Carlos Martínez (Cartagena, 1969) se hará cargo de la dirección artística de la Compañía Nacional de Danza (CND) el 1 de septiembre de 2011 por cinco años prorrogables otros tres.

El Festival de Danza de Oviedo presenta el 12 de febrero al Ballet Nacional de Marsella con una obra de su director Frederic Flamand , y en abril se verá al Ballet de Yuri Grigorovich con dos títulos clásicos: Espartaco (día 26) y El corsario (día 28), ambos en el teatro Campoamor.

La Compañía Antonio Gades mostrará en el Teatro Real del 6 al 13 de mayo un programa retrospectivo con cuatro de las más importantes coreografías de su catálogo: Fuenteovejuna, Carmen, Bodas de sangre y Suite Flamenca. En junio (del 23 al 28) en el mismo coliseo madrileño se recibirá al Ballet de Novosibirsk con una gran producción de El lago de los cisnes diseñada por la italiana Luisa Spinatelli y bajo la dirección de Igor Zelenski.

Los días 1 y 2 de julio, la Martha Graham Dance Company vuelve al Gran Teatre del Liceu de Barcelona con un interesante programa que contiene Chronicle (1936), pieza inspirada por la Guerra Civil española, Embattled garden (1958) y Errand into the maze (1947).

FOTOGRAFÍA París enfoca a África

El MoMa explorará a partir de enero la relación entre la fotografía y la actuación. Bas Jan Ader, Günter Brus, George Maciunas, Bruce Nauman y Mieko Shiomi están entre los protagonistas de una exposición que quiere explorar en el gesto de transformarse ante la cámara.

Precisamente en esa relación se basará PHotoEspaña, que bajo el título Retrato y comunicación rastreará en la interconexión entre el fotógrafo y su personaje. Alejándose de abstracciones teóricas, su hermana mayor, Paris Photo, dedicará su furiosa semana fotográfica (la más importante del planeta: 120 expositores y más de 40.000 visitantes en 2010) a África. De Bamako a Ciudad del Cabo titulan los franceses, que ya han presentado su cartel: una chispeante fotografía de la serie de personajes urbanos que captura la joven sudafricana Nontsikelelo Veleko. Un nombre para apuntarse y no olvidar.

POP-ROCK Buen año de festivales

Los primeros compases de la década traerán nuevos discos y regresos esperados como el de Radiohead, Amy Winehouse, The Strokes, U2, Coldplay y los españoles Amaral. Un año en el que en la pista de baile seguirá latiendo la imparable progresión del dubstep británico y sus evoluciones, como la vertiente más intelectual que cultiva el imberbe James Blake (que también sacará LP), y un cierto retorno al house de Chicago. En el hip-hop continuará la tendencia renovadora y entristecida tan bien representada por Drake o el renacido Kanye West.

Tras la depresión, los festivales españoles recuperan el brío perdido y asoman más temprano que nunca con carteles de gran potencia (Arcade Fire, The Strokes, Magnetic Man, Portishead, Animal Collective, Arctic Monkeys...) y el desdoblamiento de sedes (como la presumible del FIB y la consolidación en Galicia, Londres y Tokio de Sónar). Los escenarios también alumbrarán un cierto retorno al viejo britpop con las actuaciones de Pulp, Suede y, probablemente, Blur. Roger Waters, por su parte, paseará el The Wall de Pink Floyd por los estadios del mundo.

CÓMIC Vuelve El Capitán Trueno

Los estrenos de Thor, El Capitán América, Los vengadores... serán éxitos de taquilla este año, pero pocos levantarán la expectación del estreno de El Capitán Trueno, que marcará la agenda de los aficionados. Pero será también un año pródigo en esperadas novedades, como el afamado y laureado Logicomix, un sorprendente cómic de filósofos que ha arrasado en EE UU y Francia y que editará Sins Entido, responsable también de la reedición integral de los míticos Garriris de Mariscal.

No será el único tebeo americano importante que verá la luz este año: también llegarán obras tan interesantes como el tintiniano X'ed Out de Charles Burns (Random House) , Habibi de Craig Thompson (Astiberri) o la antología del American Splendor de Harvey Pekar (La Cúpula), sin olvidar reediciones suculentas como el Flash Gordon de Dan Barry (Panini) o la divertidísima Liga de la Justicia Internacional (Planeta). De Francia, atención especial a El pequeño Christian, de Blutch (Norma), La marcha del cangrejo, de Arthur de Pins (Dibbuks), o la recuperación de un clásico de Jijé, Jerry Spring (Ponent Mon). Aunque el apartado de tebeo español no se queda atrás: la esperadísima nueva obra de Max, Vapor (La Cúpula), la vuelta de la saga de El Capitán Torrezno (Ponent) o el Héroe, de David Rubín (Astiberri). Novedades interesantísimas que competirán con la puesta en marcha de la primera plataforma española de cómic digital, Koomic.

Con información de Elsa Fernández-Santos, Álvaro Pons, Javier Rodríguez Marcos, Jesús Ruiz Mantilla, Roger Salas, Catalina Serra, Rosana Torres y Daniel Verdú.

Libros: ficción sobre seguro

Las editoriales españolas siguen esperando un porvenir que no acaba de llegar y que se llama libro electrónico. ¿Será 2011 el año de la ya vieja revolución digital? Mientras tanto, el mantra sigue mordiéndose la cola: cuando haya oferta de títulos se popularizarán los dispositivos de lectura. Y viceversa. Puede que el iPad termine por cortar el nudo gordiano, pero, entretanto, los sellos siguen, si no publicando menos títulos, sí ajustando las tiradas y revisando (y rediseñando) el catálogo. ¿Tendencias? Los libros para todas las edades (crossover en la jerga) buscan el éxito transversal, el periodismo (de Gay Talese a Jean Daniel) coloniza la no ficción, los japoneses siguen ganando terreno y los vampiros dejan que los ángeles les chupen la sangre.

En tiempos de crisis, los experimentos con gaseosa y las apuestas, sobre seguro. De ahí el desembarco de grandes nombres con novela nueva. Entre los autores en lengua española destacan Juan Marsé con Caligrafía de los sueños (Lumen), su primera novela tras el Premio Cervantes de 2009; Javier Marías con Los enamoramientos (Alfaguara), cuatro años después de culminar la monumental trilogía Tu rostro mañana, y Roberto Bolaño con el inédito y póstumo Los sinsabores del verdadero policía (Anagrama).

La selección del resto del mundo también mueve a los titulares: de Michel Houellebecq con El mapa y el territorio, último Premio Goncourt, a Ian McEwan con Solar (ambos en Anagrama), pasando por dos huraños de la editorial Tusquets, Thomas Pynchon, con Vicio propio, y Haruki Murakami, con 1Q84 (no es una errata: en japonés la letra q y el 9 suenan igual, con permiso de Orwell). Y por supuesto, la esperadísima Libertad (Salamandra), del estadounidense Jonathan Franzen.

Arte: retorno al orden

Tras las épocas turbulentas suele producirse un cierto retorno al orden, una nueva mirada a la tradición que apacigue los ánimos y aporte seguridad a los espíritus. De esto hablará la exposición Caos y clasicismo que ahora puede verse en Nueva York y que en febrero desembarcará en el Guggenheim de Bilbao. Pero tampoco es de extrañar que Bice Curiger, la comisaria de la Bienal de Venecia, que abrirá sus puertas en junio, haya escogido la figura de Tintoretto como inspiración de su proyecto ILLUMInazioni. El tremendismo del pintor barroco como lema del arte más rompedor tiene sentido.

Otros grandes clásicos, casi todos franceses, protagonizarán la temporada en España: Chardin, el gran pintor intimista del siglo XVIII, aterrizará en marzo en el Prado, que en abril dedicará una muestra al joven Ribera con aportaciones importantes; el Thyssen mostrará en febrero por primera vez en España una amplia selección del decimonónico Jean-Léon Gérôme; más viejo pero más rompedor, Gustave Courbet, será el eje de la exposición Realismo(s) que se presentará a partir de abril en el Museo Nacional de Arte de Cataluña; y el impresionista Degas desembarcará en febrero en el IVAM de Valencia.

Una de las exposiciones de las que más se hablará este año será la de un artista contemporáneo que sigue la estela de los clásicos: Antonio López. El Museo Thyssen en junio y después el de Bellas Artes de Bilbao exhibirán una retrospectiva del gran realista español. De los clásicos, la muestra más esperada es la que en noviembre dedicará la National Gallery de Londres a Leonardo da Vinci. En las vanguardias clásicas será significativa la retrospectiva de Miró en la Tate Modern. De Picasso podrá verse en el MoMa en febrero una monográfica sobre el tema de la guitarra, y en junio en Barcelona, en su museo, se analizará el impacto que tuvo su primera visita a París y el contacto con la obra de artistas como Van Gogh o Cézanne.

En arte contemporáneo la agenda no parece tan extensa. Asier Mendizabal y Roberto Jacoby en el Reina Sofía y The Otolith Group y Àngels Ribé en el Macba. La gran incógnita de la temporada será ver si Carlos Urroz consigue domesticar Arco, feria que cumple 30 años con los mismos nubarrones sobre su futuro y su razón de ser que cuando empezó. Confiemos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de enero de 2011.

Lo más visto en...

Top 50