Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 22-M amenaza la mayoría del poder autonómico y municipal del PSOE

El PSOE inicia el ejercicio político más peligroso de los últimos tiempos para su poder municipal y autonómico. Encuestas de organismos públicos y de empresas privadas coinciden en apuntar al mayor descalabro electoral socialista de su historia. Si nunca el PSOE había atesorado tanto poder autonómico y municipal (llegó a presidir las comunidades de Baleares, Cataluña, País Vasco, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias, Aragón y Andalucía) como estos últimos años, tampoco nunca esta formación política ha estado tan cerca de perder tantas alcaldías y gobiernos autonómicos como ahora.

Para llegar al 22 de mayo, día de las elecciones autonómicas y municipales, el PSOE deberá recorrer un campo lleno de minas de descontento social. En sólo diez días, los sindicatos anunciarán tras varias reuniones discretas con el Gobierno si se lanzan a las movilizaciones a causa de la política social de José Luis Rodríguez Zapatero.

El partido nunca ha estado tan cerca de perder tantas plazas electorales

Hasta el 22 de mayo deberá recorrer un campo de minas de descontento social

Las pensiones y la negociación colectiva soliviantan a los sindicatos

El 28 de enero, el Consejo de Ministros aprobará la propuesta definitiva de reforma del sistema de pensiones, lo que desencadenará no pocas críticas. Además, esa reforma deberá aprobar el examen parlamentario, y existen numerosas dudas respecto a cómo logrará el Gobierno la mayoría absoluta en el Congreso.

Si, como parece, los sindicatos y la patronal no acuerdan el nuevo modelo de negociación colectiva, el Gobierno socialista ya ha anunciado que legislará sobre un tema que también solivianta a CC OO y UGT.

Todo un vía crucis antes de llegar al 22 de mayo, una cita electoral que se presume especialmente complicada en los principales territorios. Estos son algunos ejemplos:

- Cataluña. Peligran Barcelona, Badalona, Gerona y Tarragona. Los ayuntamientos con gobierno socialista que más peligran a cinco meses para las municipales son los de Barcelona y Badalona. En el caso de la capital catalana, la coalición de izquierdas que ha gobernado la ciudad desde 1979 se ha ido resquebrajando y en el presente mandato el Partit dels Socialistes ha tenido muchos problemas para llevar adelante sus principales proyectos solo con el apoyo de Iniciativa per Catalunya y con problemas para arrastrar a Esquerra Republicana, fuera del equipo de Gobierno. Las encuestas apuntan a una victoria clara del candidato de Convergència i Unió, Xavier Trias. En Badalona, tercera ciudad catalana, los socialistas temen el avance del Partido Popular, que ha hecho de esta ciudad un laboratorio de sus ideas con tintes xenófobos. En el tablero socialista también bailan Girona y Tarragona. La primera es un feudo tradicional del PSC, pero el actual equipo de gobierno ha dado muestras de desgaste hasta el punto que la alcaldesa, Anna Pagans, ha decidido renunciar a la reelección. La sustituirá Pia Bosch, bien vista por el aparato. En Tarragona un ligero avance de CiU y PP dejaría a la izquierda de nuevo en minoría en el ayuntamiento.

- Andalucía. Puede perder las tres capitales de provincia que le quedaban. Las perspectivas electorales del PSOE en Andalucía pasan por seguir teniendo más votos, más concejales y más alcaldes que el PP. Un objetivo más que modesto si se tiene en cuenta que los socialistas tienen ahora alcalde en 489 de 770 ayuntamientos, frente a 135 del PP. El peor panorama se le dibuja al PSOE en las ocho capitales, donde ha perdido todas las elecciones municipales desde 1995, con la excepción de Sevilla en 2003. Tras las de 2007, los pactos electorales con IU le permitieron conservar la alcaldía en la capital de Andalucía, ganarla en Jaén y repetir en el gobierno de Córdoba (con alcalde de IU). Para los próximos comicios, las encuestas apuntan a que puede perderlas todas. La que más preocupa es Sevilla, un referente para los socialistas y la única gran capital que conserva el PSOE en España (Barcelona es del PSC, se encargan de recordar dirigentes del partido). Los sondeos de los partidos y los medios locales auguran una batalla muy reñida. Se da por hecho que el PP sacará más votos, pero ninguno le da una clara mayoría absoluta en la capital, imprescindible si quiere formar gobierno. Parecido es el panorama en Jaén, donde los socialistas confían en que el PP no consiga los concejales suficientes para gobernar. Más fácil parece la mayoría absoluta del PP en Córdoba, sobre todo teniendo en cuenta que IU concurre ya sin Rosa Aguilar. Aunque no sea capital, Jerez, con casi 210.000 habitantes, es también una porción importante de la tarta andaluza. Las encuestas auguran que el PSOE perderá la mayoría absoluta, aunque podría alcanzar un acuerdo de gobierno con IU e incluso con la nueva formación que lidera el incombustible Pedro Pacheco.

- Galicia. Dos diputaciones en juego. El PSdeG tiene serias aspiraciones a revalidar su poder municipal en Galicia, a pesar de la caída en porcentaje de votos que pronostican las encuestas. Los socialistas gobiernan en seis de las siete ciudades en coalición con los nacionalistas del BNG, y están en el equipo de gobierno en la séptima. Las encuestas que maneja la dirección del partido que lidera Pachi Vázquez apuntan a que el PP no alcanzará mayoría suficiente para gobernar en ninguna de ellas, por lo que el ascenso electoral de los populares sólo les servirá para sumar alcaldías de medio o pequeño tamaño. Otra cosa es lo que ocurra con las diputaciones, ya que tanto la de A Coruña como la de Lugo están en peligro para el PSdeG, que en contrapartida alberga ciertas esperanzas de lograr la de Pontevedra. Nadie duda de que en la de Ourense seguirá gobernando el PP, a través del barón provincial José Luis Baltar.

- País Vasco. Conservar San Sebastián y Vitoria y mantenerse primeros en Guipúzcoa. El PSE-EE cree que mantendrá sus posiciones de 2007, según los sondeos que ha realizado hasta ahora, uno en abril-mayo y otro en octubre-noviembre. Fueron, por otra parte, los mejores que obtuvieron nunca los socialistas vascos en unas elecciones locales y forales. Los socialistas fían sus expectativas, más que a unos resultados concretos que no proporcionan, al elevado porcentaje de fidelidad de voto, que se sitúa más alto que nunca, en un 82%, según fuentes de la ejecutiva vasca. Ven al alcance de la mano conservar las alcaldías de San Sebastián, donde Odón Elorza volvería a ganar con holgura, y de Vitoria, aunque esta de modo más ajustado. Su titular, Patxi Lazcoz, sumido en un bache serio durante buena parte de su mandato, parece despegar y salvaría la primera plaza. El PSE no tiene ninguna aspiración sobre Bilbao, donde la popularidad del candidato peneuvista, Iñaki Azkuna, resulta imbatible. Respecto al resto de los grandes ayuntamientos (en los que el PSE gobierna a casi la mitad de la población vasca), las mismas fuentes aseguran que, repitiendo candidatos, es decir, los actuales alcaldes, conservan también resultados. El PSE considera excelentes estas expectativas, dada la situación general del partido en el conjunto de España. En Guipúzcoa, donde en 2007 ganó por primera vez al PNV con la holgura de 5.000 votos, la previsión es mantener esa primera plaza, aunque, como entonces, eso no le garantice gobernar la provincia. En Álava los tres partidos que cuentan -PP, PSE y PNV- se siguen moviendo en un puñado de votos, pero es también el territorio donde el PSE más reproduce la tendencia a la baja del conjunto de España.

- Baleares. Pendientes de UM. "Hay partido", se asegura la cúpula del PSOE en Baleares, donde todos los líderes se juegan el cargo. En 2007 lograron su cota histórica de poder gracias a los pactos con la izquierda y UM para excluir al PP. Es un plantel de líderes ante el abismo: Francesc Antich encabeza el Gobierno; Aina Calvo se estrena en la alcaldía de Palma; Francina Armengol, en el Consell de Mallorca; Marc Pons, en el de Menorca; Xicu Tarrés, en el Ibiza, más Vicent Tur en la alcaldía de Mahón y Lourdes Costa en la capital de Ibiza-Vila.

Las distintas encuestas mantienen a la derecha al borde de la mayoría absoluta, porque la epidemia de corrupción de la época Matas no ha mellado su bloque social. Los grupos de izquierda, en todo caso, dependerían especialmente de UM -si sobrevive-, también de la unidad de las minorías del Bloc ahora dispersas y, además, de cómo se decanten los últimos escaños en las islas menores. Ahora el PSOE manda gracias a que sumó con el multipartito un escaño más que el PP en todas las instituciones. Ferraz ha marcado Baleares y Palma como prioridad, tras la pérdida de Galicia y Cataluña. En las últimas semanas han visitado las islas el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, Marcelino Iglesias, Leire Pajín, Beatriz Corredor y Valeriano Gómez.

Con información de Andreu Manresa, Sonia Vizoso, Reyes Rincón, Miquel Noguer e Isabel Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de enero de 2011

Más información

  • Las encuestas anuncian el mayor descalabro de la historia socialista