Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Los tiempos están cambiando

Que los tiempos han cambiado es un hecho tan evidente como la crisis que se cierne sobre Occidente. Para muchos, el mercado del arte se ha mantenido a flote gracias a los importantes ajustes en las cotizaciones y a una selección de obras menos escandalosas, que han hecho presagiar una cierta vuelta al orden. Los agentes del mercado están viviendo una importante mutación en las normas tradicionales del juego, a razón de la rápida introducción de Internet como herramienta eficaz de comunicación y ventas.

VIP Art Fair responde a la estructura tradicional de feria y lejos de ser una iniciativa de principiantes en ella han participado varias de las galerías más prestigiosas, como Max Hetzler (Berlín), White Cube (Londres) o Koyanagi (Tokio). Gagosian padre del mercado y Marian Goodman madre de lo exquisito también participan.

Es bastante probable que gran parte de las ferias tengan los días contados. Dos eventos sociales de primer orden, como lo son Basilea o Miami, permanecerán intactos porque siempre es necesario hacer negocios en Suiza y ver a tu banquero. Miami quedará por el buen tiempo, por esa necesidad de enseñar las colecciones, y por el acto social que significa reunirse los más ricos y los mejores coleccionistas para competir en dar mejores fiestas. Y quedarán, porque el mundo del arte, y en concreto esos eventos, están patrocinado por el banco UBS que aprovecha para captar clientes y así los tiene reunidos en el cóctel.

Pero está claro que el futuro de las ferias puede ser virtual. Llega el gran arte a Internet y llega para quedarse. Algunos se preguntan cómo será eso de comprar sin ver en directo la obra, pero ya ocurría en muchos casos, en las subastas. Y en galerías que mandaban la obra en alta resolución. Todos coinciden que cada vez se vende más por ese medio. Se ahorran viajes, hoteles y seguros. Los contactos generalmente ya existen. Alguien dijo de las ferias que "la multitud de cuadros disipa el espíritu". El nombre de VIP significa lo que la feria quiere ser. Aun cuando en la nota de prensa lo camuflen bajo el acrónimo Visual Private. Es el definitivo touch of class.

L. Garrido es comisaria y coleccionista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de diciembre de 2010